DOCTOR WHO: PRISIONEROS DEL TIEMPO



La versión en cómic de "Doctor Who" que publica la editorial IDW se suma al 50 aniversario del personaje con una serie limitada de 12 números. Cada uno de los 11 doctores protagoniza individualmente los primeros 11 números de la serie. El número 12, era de cajón, los reúne a todos. 

Las historias son tremendamente sencillas, y de idéntica estructura. Primero se nos cuenta una aventura autoconclusiva del Doctor de turno, y luego, en las últimas páginas del cómic, un misterioso villano aparece para raptar a los acompañantes del Doctor. Ese misterioso antagonista irá desvelándose poco a poco en la trama general de la serie que culmina en el último número. 

Si cada entrega está protagonizada por un doctor de una época distinta, parecía lógico que cada episodio estuviera a cargo de un artista diferente. Pero el dibujo es, en los mejores números, "cumplidor", y apresurado en los peores. Lo más bonito, las 12 portadas de Francesco Francavilla que, unidas, conforman una TARDIS fantasmal.


-CUIDADO SPOILERS-

La historia de la serie, siendo muy esquemática, parte de una buena idea: el villano es el único acompañante del Doctor que le ha "salido rana" y que por eso decide vengarse raptando a todos los demás compañeros de aventuras del gallifreyano. "Prisioneros del Tiempo" podría haber aprovechado para profundizar en esos apuntes crepusculares que sí han tenido las series de David Tennant y Matt Smith. Porque aunque el Doctor haya sido interpretado por 11 actores diferentes, siempre se trata del mismo personaje, que ha visto durante años cómo sus acompañantes aparecen y desaparecen mientras él envejece en la más absoluta soledad.