LA GRAN ESTAFA AMERICANA (DAVID O. RUSSELL, 2103)


Nueve pensamientos intempestivos sobre American Hustle

1) Para ser una película sobre engaños y estafadores, los personajes expresan sus sentimientos e intenciones de una manera completamente diáfana, directa... y poco interesante. He conocido chicas con más subtexto. MAL

2) En algunos momentos he sentido que David O. Russell intentaba engañarme haciéndose pasar por el Paul Thomas Anderson de Boogie Nights o el Martin Scorsese de Goodfellas. MAL

3) Hay algo jodido en Hollywood si cuando un personaje es calvo y gordo, buscas a un actor delgado, con pelo y guapo como Christian Bale. MAL

4) No soy fan de los actores, pero Jennifer Lawrence está increíble. BIEN

5) Amy Adams se ha consagrado en mi mente como un símbolo sexual. MUY BIEN

6) "No more fiction" dice Amy Adams, en una película sobre estafadores en la que estos son los héroes, los políticos aceptan sobornos por el bien de la comunidad, los mafiosos son los únicos que dicen la verdad, y el agente del FBI que intenta trincar a los "malos" es un flipado. BIEN

7) Lo más falso de la película: las pelucas, que al menos a mí me han parecido una distracción tremenda. MAL

8) Precisamente, la peluca imposible que lleva Christian Bale es el mensaje de la película: la gente cree lo que quiere creer. Si alguien sale a la calle con eso en la cabeza, y se cree que tiene pelo, los demás también lo creerán. Y mentir es necesario para sobrevivir. BIEN

9) La Gran Estafa Americana es la Argo (Ben Affleck, 2012) de este año: un film que se esmera en acumular todos los tics de una "gran película", pero que realmente no lo es. Comparte además con Argo la ambientación ochentera hortera y el gusto por los pelucones. MUY MAL