SERIES QUE ME DA VERGÜENZA VER: ARROW

ARROW
A favor: Muy poco. Cierta desvergüenza, y una constante evolución, hacen que Arrow se pueda disfrutar mínimamente si tienes la mentalidad adolescente adecuada. La segunda temporada tiene a su favor que pasan muchas cosas, por lo que no hay tiempo para aburrirse.

En contra: La primera temporada era la mezcla de una película de superhéroes (de los 90) con una soap opera tipo Falcon Crest: insufrible. Los actores son más guapos que intérpretes. Las tramas más personales -como la adicción a las drogas de Laurel Lance- son absolutamente inverosímiles. Los flashbacks heredados de Perdidos no funcionan: no hay ningún misterio en el presente de los personajes para que nos interese indagar en su pasado. Todo lo contrario, lo que cuentan los flashbacks, más o menos, ya se sabe. Sobre todo en la segunda temporada, hay que tomarse lo que ocurre en la isla como episodios meramente aventureros.

Por qué pierdo mi tiempo: por el fan service. En la segunda temporada han decidido dejar a un lado los conflictos familiares de la familia Queen y apostar por las referencias frikis al Universo de DC Cómics. El símbolo de este cambio es el antifaz que ahora lleva el héroe, y que reemplaza a la "realista" pintura verde que cubría sus ojos. La aparición de Barry Allen -Flash- me ha ganado completamente. Y estoy esperando algún tipo de conexión con la futura película de Batman/Superman.

Sería buena si... tuviera más máscaras de látex, más supervillano loco, y menos voz ronca en plan el-Batman-de-Nolan: Stephen Amell no es Christian Bale.