THE LEFTOVERS -CAPÍTULO 1-


En el libro El cine según Hitchcock (1962) el maestro del suspense le cuenta a François Truffaut el potente inicio de una hipotética película que nunca se atrevió a rodar. En este, un barco era descubierto en alta mar completamente vacío: la tripulación había desaparecido. La razón por la que Hitchcock no quiso continuar estar historia es que pensaba que ningún final estaría a la altura de un inicio tan evocador. 

El 23 de mayo de 2010, un montón de frikis en Internet pusieron a parir el final de Perdidos. Lo que los fans pedían eran respuestas a los numerosos misterios que planteaba la serie ¿qué era la isla? ¿por qué estaban todos los personajes allí? ¿qué era el humo negro? Lo que no entendió la mayoría es que la propuesta de Perdidos se basa en disfrutar del trayecto antes que en encontrar respuestas que inevitablemente iban a dejar insatisfechos a muchos. La serie se planteaba como un cadáver exquisito que podía continuar eternamente en un esquema de árbol cuyas ramas se extienden al infinito, antes que en una estructura circular y cerrada. La idea, lejos de ser descabellada, no es nada nueva: basta coger un tebeo como Superman (1938), o disfrutar de cualquier película sobre James Bond tras Dr. No (1962).

En The Leftovers, uno de los creadores de Perdidos, el odiado Damon Lindelof, demuestra que no ha escarmentado y plantea de nuevo un misterio inicial muy potente: un 2% de la población mundial ha desaparecido sin ninguna explicación. Simplemente se han esfumado. Inevitablemente, algún espectador le dará vueltas a la cabeza buscando explicaciones al extraño suceso que propone la serie. Primera pista: la serie se titula The Leftovers y no The Departed. Trata sobre los que se han quedado, y no sobre los que se han ido.

La idea es explorar un mundo en el que todos comparten un mismo sentimiento: la ausencia de alguien. Cada personaje lidia con esa sensación de pérdida -una vez más el 11S- de una manera diferente. El mecanismo que activa la historia no es más que una excusa de ¿ciencia ficción? para proponer una metáfora de algo que está presente en la vida de todos: la muerte. Nosotros tampoco comprendemos nunca el sentido último de las desgracias que nos tocan vivir ¿o sí? Lo que el primer capítulo de The Leftovers parece indicar es que se trata de una serie de personajes que luchan contra el insoportable sufrimiento de haber perdido a alguien para siempre.