GOTHAM -TEMPORADA 1- PILOTO-


PILOTO (22 SEPTIEMBRE DE 2014) -AVISO SPOILERS-

El prólogo que antecede a la cabecera del primer capítulo de Gotham resulta atrevido porque juega todas sus cartas desde el primer instante. Concebida como una precuela del "universo Batman" la serie comienza mostrándonos a Selina Kyle (Camren Bicondova), la futura Catwoman, que tras un pequeño hurto se convierte en testigo de un acontecimiento que ya tiene un carácter mítico: la muerte de los padres de Bruce Wayne. 


La secuencia se apoya visualmente en el cómic Batman: Año Uno (1987) de Frank Miller y David Mazzucchelli, que actualizaba el origen del personaje y que también ha tenido su peso en las películas sobre el caballero oscuro. En este prólogo nos presentan a los dos protagonistas de la serie: los detectives James Gordon (Ben McKenzie) y Harvey Bullock (Donald Logue) que interpretan respectivamente al joven policía honesto y al veterano corrupto. Ambos se encuentran en la escena del crimen de los padres de Wayne, que está concebida como el pilar de todo lo que vendrá después. La escena está pensada para situar emocionalmente a los personajes, pero se resiente por una dirección plana que seguramente sufriremos durante todos los episodios. Cierra el prólogo la aparición del mayordomo Alfred Pennyworth (Sean Pertwee). Todos son secundarios habituales de los cómics -y las películas- dedicados al cruzado enmascarado. Y a priori ese es el principal problema a resolver por Gotham: la serie cuenta el origen de un personaje que nunca llegaremos a ver. Justo por eso tiene gracia que el primer caso de los detectives sea resolver el crimen de los padres de Bruce Wayne: si se hubiera hecho justicia no habría un Batman.


Gotham no tiene ninguna intención realista -no sólo por estar ambientada en una ciudad imaginaria- y evita todo lo posible lo sórdido: el detective Gordon vive en un ático de lujo y su prometida, Bárbara (Erin Richards), es una rubia con hechuras de modelo con la que hace el amor al calor de una chimenea que es puro cliché. Incluso el sospechoso de asesinato al que persiguen los policías vive en una casa que parece sacada de una revista de decoración. A pesar de estos defectos, el primer capítulo de Gotham ofrece un entretenimiento más aceptable que la risible Arrow (2012).


El principal interés de Gotham puede ser reconocer a los personajes clásicos de Batman, como El Pingüino, Oswald Cobblepot (Robin Taylor), que tiene un papel importante en este piloto; a los que tendrán un papel recurrente como Renee Montoya (Victoria Cartagena) -la única sorpresa, un personaje homosexual que mantuvo una relación con la prometida de Gordon- o el mafioso Carmine Falcone (John Doman); los cameos como el de Enigma, Edward Nygma (Cory Michael Smith), que aparece soltando acertijos; y las teorías, como esa niña que seguramente será Poison Ivy (Clare Foley) o ese comediante que podría ser el Joker (Jon Beavers). Veremos.