TERMINATOR: LAS CRÓNICAS DE SARAH CONNOR -TEMPORADA 1- PILOTO


PILOTO (13 DE ENERO DE 2008) -AVISO SPOILERS-

La idea original de James Cameron para la primera Terminator (1984) era que el cyborg asesino llegado del futuro tendría el aspecto de un ser humano normal y que por ello sería difícil de detectar: podría pasar desapercibido entre la multitud para poder acercarse a su víctima. La idea, muy sugerente, se fue al traste cuando se tomó la decisión de que Arnold Schwarzenegger daría vida al Terminator. El musculoso austríaco nunca pasaría desapercibido en ninguna multitud. Pero en esa primera película de 1984, en el guión, se pueden percibir todavía rastros de esa idea. En la serie de 2008, Las crónicas de Sarah Connor, se recupera este concepto, quizás de manera involuntaria. Los actores que interpretan a los cyborgs, Aaron James Cash en la secuencia onírica, y Owain Yeoman en el papel de Cromartie, no tienen la presencia física -ni el relumbrón hollywoodense- del exgobernador de California. Es imposible.


El primer capítulo de la serie retoma la acción justo después de Terminator 2: El juicio final (James Cameron, 1991). Sarah Connor (Lena Headey) y su hijo John (Thomas Dekker) han evitado el Apocalipsis nuclear que, en teoría, veremos en Terminator 3: La rebelión de las máquinas (Jonathan Mostow, 2003) en la que además se establece que Sarah ha muerto antes del holocausto. Entre estas dos películas podríamos situar una serie que acabó teniendo solo dos temporadas. El piloto, dirigido por un veterano televisivo como David Nutter -Expediente X, Juego de Tronos, Band of Brothers- se plantea siguiendo un esquema ya clásico: dos viajeros del futuro, el ya mencionado Cromartie y la guapa Cameron Phillips (Summer Glau) -nótese el homenaje al creador de todo esto- aparecen para matar a John Connor. Lo interesante es que la serie -de 2008- decide situarse en 1991, año de estreno de la segunda película. La decisión tiene su razón de ser en que, por primera vez en una ficción audiovisual, vamos a poder ver una máquina del tiempo del universo Terminator. Gracias a ello, los protagonistas viajan al "futuro", es decir, al "presente" de cuando se estrenó la serie: 2007. Todo porque el día del juicio final, originalmente fechado en 1997 y retrasado a 2004 en la tercera película, ahora se aleja un poco más al año 2011. Esto, desde el punto de vista de un espectador de 2015, resulta curioso... y algo lioso. Alimento para frikis


El piloto de Las crónicas de Sarah Connor resulta tremendamente entretenido y divertido. Hay una buena dosis de tiroteos y efectos especiales que, seguramente, se reducirán en episodios posteriores por cuestiones de presupuesto. Pero para los fans de Terminator era esta una buena manera de entretenerse a la espera de Terminator Salvation (McG, 2010) y Terminator Génesis (Alan Taylor, 2015).

PELÍCULA ANTERIOR: TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL