AGENTES DE S.H.I.E.L.D -TEMPORADA 4- BROKEN PROMISES


BROKEN PROMISES (10 DE ENERO DE 2017) -AVISO SPOILERS-

¡Giros! La esencia de Agentes de S.H.I.E.L.D es la acumulación de giros necesariamente sorprendentes para mantener nuestro interés. La habilidad de los guionistas consiste en mantener el ritmo de quiebros argumentales sin caer en contradicciones flagrantes. Así, aquí ocurre lo esperado, el androide Aida (Mallory Jansen) se rebela e intenta robar el libro místico Darkhold. Estamos ante una trama post-Vengadores: La era de Ultrón (2015), bastante rutinaria, a la que se intenta dar brillo haciendo referencias a todo el cine reciente basado en el complejo de Frankenstein. El personaje de Mack (Henry Simmons) es el encargado de estos comentarios frikis postmodernos y autoconscientes sobre Terminator (1984), Chopping Mall (1986) y La rebelión de las máquinas (1986). Tras todo esto, llega el mencionado giro que lo cambia todo: Holden Radcliffe (John Hannah) es un traidor, quiere el Darkhold, y ha manejado a Aida -contundentemente decapitada por Mack- todo este tiempo. Descubrimos también que tiene otra Aida y suponemos que la falsa May (Ming-Na Wen) es otro androide. La otra trama desvela otra sorpresa: el inhumano que rescatara Simmons (Elizabeth Henstridge) en un episodio anterior, resulta ser hermano de la senadora racista y xenófoba, Ellen Nadeer (Parminder Nagra). Pero otro giro nos sorprende cuando descubrimos que su verdadero objetivo era asesinar a su hermano -Vijay (Manish Dayal)- precisamente por haberse convertido en inhumano. Un giro más: quizás no esté muerto del todo.

CAPÍTULO ANTERIOR: THE LAWS OF INFERNO DYNAMICS