THE FLASH -TEMPORADA 3- BORROWING PROBLEMS FROM THE FUTURE


BORROWING PROBLEMS FROM THE FUTURE (24 DE ENERO DE 2017) 
-AVISO SPOILERS-

Los últimos capítulos de The Flash están marcados por la revelación de un flashforward. Una decisión creativa muy interesante, ya que lo usual en las series es matar a un personaje y luego explorar las consecuencias de su ausencia. Otras, muchas, las series de menos calidad, eliminan a un personaje por el mero shock que produce en el espectador la muerte de un personaje, para luego pasar a otra cosa, olvidando la repercusión dramática de lo que se cuenta. Pero The Flash es diferente. Gracias a su argumento de ciencia ficción sobre viajes en el tiempo y tierras paralelas, una muerte, la de Iris West (Candice Patton), que todavía no ha ocurrido, tiene consecuencias importantes en el presente. El tono de la serie, normalmente ligero, divertido y luminoso, parece ahora más oscuro y grave. Los guionistas son rigurosos en el sentido de que todas las decisiones de Barry Allen (Grant Gustin) están marcadas por el conocimiento de esa posible y futura muerte de su amada. En este sentido, el título de esta entrega no podía ser más acertado: Tomando prestados problemas del futuro. Aquí, Iris y el resto de secundarios descubren también lo que va a pasar. Esto da un objetivo a todos: evitar la muerte de ella. Intentar cambiar, poco a poco, la línea temporal para alejarse de ese destino que se ha manifestado. Los que hemos visto ya más de una ficción sobre paradojas temporales, podemos adivinar que esos esfuerzos serán inútiles. Pero no nos adelantemos. El resto de tramas se ocupa de los personajes. El ansia de Wally West (Keiynan Lonsdale) por convertirse en velocista, en superhéroe, en Kid Flash. El miedo de Caitlin Snow (Danielle Panabaker) de que se cumpla su propio destino fatal: el llegar a ser la supervillana Killer Frost. Los intentos de redención de Julian Albert/Alchemy (Tom Felton). También busca encajar H.R. (Tom Cavanagh), el Harrison Wells de otra dimensión, que aquí abre el museo de los Laboratorios S.T.A.R, que seguramente será el futuro museo de Flash. Como veis, todos los personajes luchan contra un destino o intentan forjar uno diferente, como evidencia la reaparición de la portada del periódico del futuro en la que se nos habla de un Flash desparecido tras una "crisis". Esa página está en la serie desde la primera temporada, por lo que no podemos acusar a los guionistas de no ser coherentes. En medio de todo esto, aparece un supervillano episódico. Estos son cada vez menos importantes, pero aquí Plunder (Stephen Huszar) deviene directamente un McGuffin.

CAPÍTULO ANTERIOR: THE PRESENT