A PROPÓSITO DE LLEWYN DAVIS (JOEL & ETHAN COEN, 2013)


-AVISO SPOILERS-

Al principio de "A Serious Man"(2009) el profesor de matemáticas Larry Gopnik plantea a sus alumnos la paradoja del gato, del físico austríaco Erwin Schrödinger -según la Wikipedia- "Una caja cerrada y opaca contiene un gato en su interior, una botella de gas venenoso y un dispositivo, el cual contiene una partícula radiactiva con una probabilidad del 50% de desintegrarse en un tiempo dado, de manera que si la partícula se desintegra, el veneno se libera y el gato muere. Al terminar el tiempo establecido, hay una probabilidad del 50% de que el gato esté muerto, y la misma probabilidad de que esté vivo". "En la interpretación de los «muchos mundos» («many-worlds»), formulada por Hugh Everett en 1957, el gato está vivo y muerto a la vez pero en ramas diferentes del universo: ambas son reales, pero incapaces de interactuar entre sí debido a la decoherencia cuántica".

En la nueva película de los hermanos Coen, Llewyn Davis -un cantante folk fracasado- abre la puerta del piso de un matrimonio de amigos que suele prestarle el sofá para dormir... y se le escapa el gato. Esto ocurre en la segunda escena de la película, y Llewyn pasará buena parte del resto de la historia buscando desesperadamente a ese gato, y con la incertidumbre de si está vivo... o muerto. No lo descubriremos hasta el final de la historia.

La incertidumbre acompañará al personaje durante toda la película. No sabrá si el hijo que espera Jean (Carey Mulligan) es realmente suyo, o de Jim (Justin Timberlake). Tampoco sabrá que habría pasado si hubiera desviado su camino por la carretera que lleva a Akron, en la que vive un hijo que sí es suyo, y de cuya existencia no supo nada hasta pasados dos años. La única certeza que parece tener Llewyn es la de su propio talento... que nadie más aprecia. Pero tampoco sabremos qué habría ocurrido si hubiera conseguido cambiar de vida y embarcarse como marinero.

Joel Coen, en una entrevista a "El País", afirmaba que alguien le dijo que "en realidad sólo se pueden contar tres historias. Una es la Odisea, otra es chico encuentra chica y no me acuerdo de cuál es la tercera". Cuando Llewyn descubre que el gato ha vuelto por su cuenta a su hogar, descubre también que el felino se llama Ulises. "O Brother!" (2000) era una adaptación muy libre de la Odisea, como también debe serlo "El viaje increíble" (1963) una película Disney cuyo póster constituye uno de los mejores chistes de "A propósito de Llewyn Davis".

La odisea de Llewyn no le lleva a ningún lugar. El músico parece condenado a repetir su vida, a tocar en los mismos sitios, a pedir un techo a los mismos amigos. Esfuerzos inútiles que no llevan a nada. Al final de la película, vemos de nuevo a Llewyn despertando en el piso de ese matrimonio de amigos que suele prestarle el sofá para dormir. Y le vemos por segunda vez abrir la puerta para salir: pero en esta ocasión, el gato no escapa. Somos testigos de otra rama del universo, igual de real, en la que el gato no escapó. Quizás la suerte de Llewyn cambie esta vez.

CONTENIDO EXTRA - EL MITO DE SÍSIFO

He leído en varias críticas que el bucle en el que se ve atrapado Llewyn Davis recuerda a Sísifo (el esfuerzo inútil). Si pensamos que a los Coen les va el rollo existencialista -ahí está "El hombre que nunca estuvo allí" (2001)- y nos acordamos del "Mito de Sísifo" de Albert Camus, hay que pensar en el suicidio. Es el tema central del libro: el único problema filosófico realmente serio es el suicidio, según el argelino. Y es el tema de fondo de la película: los caminos no tomados. Su pareja artística, su otra cara, se suicidó. Acabó con su vida. Llewyn ha decidido seguir viviendo y sufriendo ¿vale la pena?