LA EDAD QUE HAY QUE TENER PARA VER "GIRLS"


-CUIDADO SPOILERS-

Cada vez que veo Girlsuna serie que disfruto, tengo una desagradable sensación: estoy mayor. Más que una sensación, es una certeza. Las chicas que protagonizan la serie de HBO tienen veintipocos años y yo casi 40. Encima, según avanza la serie, voy conociendo más a los personajes, y me encariño con ellas, y me parecen cada vez más atractivas, lo que aumenta mi sensación de ser un viejo verde. Por suerte, debe haber más viejos verdes viendo la serie, porque alguien ha pensado en nosotros y nos ha dedicado un personaje (se le debe haber ocurrido a Judd Apatow).


Nuestro personaje se llama Ray -Alex Karpovsky, que debe ser más joven que yo, aunque parece haber decidido esconder su verdadera edad- y básicamente es un fracasado con más de 30 años que odia a todo el mundo. Nivel de identificación: 7

Ray mantuvo una relación con Shoshanna (Zosia Mamet) que le dejó tirado para "vivir". Obviamente, Ray sigue enamorado de Shoshanna, que nació en 1988, y que pasa de él completamente. Nivel de identificación: 8

En el tercer capítulo de la tercera temporada, Ray habla con su antiguo jefe, que se ha jubilado dejándole al mando de su cafetería. Sospechamos que es lo más lejos que Ray llegará profesionalmente, pero él aspira a más: es capaz de hablar de Ingmar Bergman. Nivel de identificación: 9

El exjefe de Ray -un tío obsesionado con su propia muerte- lleva una camiseta que es el primer guiño del episodio a nuestra generación viejuna: pone "The World is a Vampire". Más tarde, Ray asiste al cumpleaños de Hannah (Lena Dunham) -el personaje cumple 25, la persona real tiene unos todavía insultantes 27- y no puede evitar sentirse fatal al ver a Shoshanna. Por eso, decide emborracharse, y pide una canción a la DJ de la fiesta: Bullets with butterfly wings de Smashing Pumpkins. El primer verso de esa canción es "The World is a Vampire". Pero Ray y sus gustos tienen poco que ver con su entorno. El editor de Hannah, David Pressler-Goings (John Cameron Mitchell) decide interrumpir su canción, y pedir otra que le gusta más. Ray se enfada, se queja agriamente con la DJ, y luego pide explicaciones a David. Sin futuro, frustrado, despechado, y amargado, Ray busca pelea, pero en el fondo sólo quiere ser castigado: consigue que David le pegue una paliza. Nivel de identificación: 10