UNA INTERPRETACIÓN COMPLETAMENTE EQUIVOCADA DE “GRAVITY” (ALFONSO CUARÓN, 2013)


Supongamos que eres tan tolai que has ido a ver "Gravity" en dos dimensiones, y no has podido disfrutar de la "experiencia". Te verás obligado a buscar otras cosas en la película: imágenes nada subliminales que cuentan una historia diferente...

Sandra Bullock en posición fetal


-CUIDADO SPOILERS-

Esta imagen de Ryan Stone (Sandra Bullock) en posición fetal, en la estación espacial soviética, no es en absoluto casual. El personaje ha renunciado a la vida por la muerte de su hija. Su personalidad apagada y cobarde contrasta con la -cargante- vitalidad de su compañero Matt Kowalski (George Clooney). 


"Me quiero morir"


Para superar el trauma de la pérdida, Ryan tendrá que "volver a nacer". Pero no está por la labor. En un momento clave de la historia, se rinde, y decide dejarse morir. Pero ahí está el sonriente Kowalski que le dice a Ryan: ya sé que en el espacio se está muy bien (en el vientre materno) pero tienes que luchar (nacer). Ella le hace caso, y consigue reingresar en la atmósfera terrestre y caer en el mar (el líquido amniótico). Salir de la cápsula debajo del agua es como el parto: sale mojada y casi desnuda (esto sigue siendo Hollywood). En los planos finales de la película vemos sus "primeros pasos", torpes sobre la playa, como los de un bebé.


Soy un espermatozoide

Si aceptamos todo esto, entonces los astronautas que salen al principio serían ¡espermatozoides! que flotan por el espacio (perivitelino), y que tienen que llegar a una cápsula espacial (el óvulo). Sólo sobrevive Sandra Bullock, porque sólo un espermatozoide puede fecundar (y porque tiene que coger el Óscar). 

Sabemos que nada de esto es correcto. Pero, oye ¿Quién sabe?