OUTCAST -TEMPORADA 1- A WRATH UNSEEN


A WRATH UNSEEN (24 DE JUNIO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

La imagen que he elegido para ilustrar este artículo es falsa. Sí, es un fotograma de una escena de este episodio, en eso no hay engaño. Pero pertenece a un flashback, muy breve, que no cumple con las expectativas de una serie sobre exorcismos. Sigo sin ver demasiado claro de qué va Outcast. No entiendo el interés de Kirkman en hablar sobre la violencia machista en una serie de género fantástico. El creador de The Walking Dead, obviamente, intenta explorar temas humanos para anclar en la realidad su historia. Nada en contra de esa estrategia. Pero este episodio se centra casi exclusivamente en la reaparición de Donnie Hammel (Scott Porter), un vendedor de neumáticos que, de niño, abusó repetidamente de Megan Holter (Wrenn Schmidt). La historia, además de rebuscada -Donnie era un huérfano que fue acogido y por eso vivía en la misma casa que Megan y Kyle Barnes (Patrick Fugit)- no aporta a la trama principal, esa lucha contra el demonio que llevan a cabo Kyle y el reverendo Anderson (Philip Glenister). Kirkman tiende a crear personajes torturados o con un acuciado lado oscuro. Aquí, Megan sufre por un pasado traumático que salpica a su hermano y a su marido, que acaba sucumbiendo a la venganza y a la violencia. Estas subtramas crean una atmósfera pesada, pesimista, casi apocalíptica en el pueblo de Rome que sirve de escenario a los hechos que cuenta la serie. Probablemente es el tono ideal para hablar del demonio y de posesiones, pero creo que estas historias deberían estar entrelazadas de una forma más orgánica con la trama central. Porque en este episodio tampoco vemos un exorcismo. Solo la sospecha de que la anciana Mildred (Grace Zabriskie, quien fuera nada menos que la madre de Laura Palmer en Twin Peaks) no fue completamente despojada del demonio que la poseía. Este descubrimiento, la verdad, no sirve más que para levantar la sospecha de que la exmujer de Kyle, Allison Baker (Kate Lyn Sheil) podría, también, seguir poseída.

CAPÍTULO ANTERIOR: ALL ALONE NOW