OUTCAST -TEMPORADA 1- THE ROAD BEFORE US


THE ROAD BEFORE US (8 DE JULIO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

La cara hinchada de Allison Baker (Kate Lynn Sheil) resume mis profundas dudas sobre la nueva serie de Robert Kirkman. La estrategia del creador de The Walking Dead ha sido ofrecer como una ficción sobre demonios y exorcistas lo que en realidad parece ser una historia sobre la violencia machista. Si el protagonista, Kyle Baker (Patrick Fugit), ha golpeado brutalmente a su mujer es porque tiene poderes que le permiten percibir y exorcizar a un demonio que ha poseído a la madre de su hija. Obviamente, en la vida real, no creemos en diablos ni en posesiones. La violencia machista no tiene ninguna justificación. Pero en la ficción, Kyle -quien al final se arrepiente de todas maneras de lo que ha hecho- sabe que hay monstruos capaces de hacerse con el alma de los incautos. Ahora bien, Allison no sabe nada de esto. No cree en demonios. Por eso, cuando decide permitir que su pareja se acerque a ella -a pesar de una orden de alejamiento-, cuando le busca en su casa y le besa, estamos viendo a una mujer maltratada reconciliándose con su marido maltratador. Arriesgado. Es verdad que Kirkman intenta justificar esto afirmando que la relación entre Allison y Kyle era absolutamente perfecta... exceptuando ese único y aislado episodio violento. No sé si me convence ese argumento. En todo caso, creo que Kirkman me engaña cuando me vende una serie fantástica sobre exorcismos y me entrega un drama superficial sobre un asunto tan serio como la violencia doméstica.

CAPÍTULO ANTERIOR: A WRATH UNSEEN