EXTRATERRESTRIAL (THE VICIOUS BROTHERS, 2014)


-ATENCIÓN SPOILERS-

La cabaña en el bosque, un esquema gastado que tuvo su última vuelta de tuerca posible en Cabin in the woods (Drew Goddard, 2012) es el esquema argumental elegido por los Vicious Brothers para su nueva película Extraterrestrial, nombre compartido, en inglés, con la Extraterrestre (2011) de Nacho Vigalondo.


La novedad que proponen los directores es que la amenaza, esta vez, no es un bruto con una máscara de hockey, ni una posesión infernal, sino los extraterrestres más clásicos de las leyendas urbanas sobre platillos volantes, abducciones y exploraciones anales. 


El giro funciona, hasta cierto punto, y gana enteros según la trama cambia su escenario del bosque a las naves alienígenas. Pero la película tiene problemas de tono: a veces parece inexplicablemente seria, y a veces se deja llevar por el humor -ahí está Michael Ironside- sin decidirse por uno u otro. Todo desemboca en un final que hace recordar, y mucho, al de REC 3: Génesis (Paco Plaza, 2012). A destacar, escenas tan ingeniosas como la del platillo volante que sirve de paraguas para los indefensos protagonistas.