AMERICAN HORROR STORY: FREAK SHOW -EDWARD MORDRAKE PARTE 2-


Todos guardamos dentro una historia triste. El espectral Edward Mordrake (Wes Bentley), con su aterradora segunda cara demoníaca, se alimenta de ellas, porque es en realidad un exorcista de traumas y culpas. A pesar de la leyenda que le precede, su aparición no significa acabar en el infierno. Todo lo contrario: morir a manos de Mordrake es redimirse. Encontrar la paz junto a otros fenómenos. Escapar a la soledad a la que están condenados. Los miembros amputados, las deformidades y las minusvalías que marginan a los freaks son metáforas de nuestras propias inseguridades. Desafortunadamente, para nosotros no hay soluciones mágicas como Edward Mordrake.

-AVISO SPOILERS-

Quizás encontremos algún consuelo cuando Twisty (John Carrol Lynch) el payaso asesino -que en realidad nunca fue malvado- escapa por fin de una vida que le ha tratado siempre injustamente. Y probablemente encontremos alguna satisfacción cuando ese rebelde ¿sin causa? que es Jimmy Darling (Evan Peters) se convierte en héroe. La gente del pueblo estrecha su grotesca mano por primera vez. Por un momento parece que los olvidados pueden integrarse. Pero Elsa (Jessica Lange) -que deseaba para sí la muerte que trae Mordrake- sabe bien que la armonía no puede durar. Por eso invita a los del pueblo a su espectáculo, pero cobrándoles la entrada.


Mientras tanto, Dandy (Finn Wittrock) -su deformidad está en su alma- recoge la máscara del payaso que le permite adoptar su espíritu asesino: aflora por fin su verdadero yo.

CAPÍTULO ANTERIOR: EDWARD MORDRAKE PARTE 1