AMERICAN HORROR STORY: FREAK SHOW -BULLSEYE-


BULLSEYE (12 NOVIEMBRE) -AVISO SPOILERS-

"No quiero vivir en este infierno de clase media" le dice Penny (Grace Gummer) a su padre que, escopeta en mano, intenta evitar que se marche de casa con su amante, nada menos que Paul "la foca ilustrada" (Mat Fraser).  El control dictatorial que ejerce ese padre sobre su hija tiene mucho que ver con la posición de Elsa (Jessica Lange) en su espectáculo de fenómenos. El personaje de la vedette alemana es sin duda complejo, ya que puede conjugar la autocompasión por su carrera fracasada con la actitud más cruel hacia los otros. La ilusa Elsa sigue soñando con protagonizar su propio programa de televisión. Para ello desempolva un viejo número circense en el que lanza cuchillos. Es una metáfora del control que quiere ejercer en el circo. La alemana se imagina en la diana a varios freaks de su espectáculo, a los que odia. En el fondo, les desprecia porque no quiere ser como ellos, un monstruo más. Pero en realidad, Elsa sabe que lo es y les odia porque se desprecia a sí misma. El personaje de Elsa es fantástico porque mientras lanza cuchillos le promete a Ethel (Kathy Bates) que cuando tenga su programa, se los llevará a todos con ella. Quiere salvarles, porque sueña con salvarse ella misma. Pero al mismo tiempo, Elsa utiliza a los freaks para satisfacer sus necesidades: usa a Ma Petite (Jyoti Amge) como "peluche" para dormir, y a Paul para satisfacer su deseo sexual. Cuando descubre que éste mantiene otra relación -con Penny- Elsa le somete a su nuevo número de cuchillos. Una sonrisa -estupenda Jessica Lange- se le escapa cuando el último proyectil se clava en la carne de Paul. Es la satisfacción de sentir que tienen el control sobre la vida y la muerte de sus fenómenos. La misma sensación que busca Dandy (Finn Wittrock) cuando descubre que una de las mellizas (Sarah Paulson) no está enamorada de él.

CAPÍTULO ANTERIOR: PINK CUPCAKES