SQMDVV: ARROW -TEMPORADA 3- THE SECRET ORIGIN OF FELICITY SMOAK-


EL ORIGEN SECRETO DE FELICITY SMOAK (5 NOVIEMBRE)

Felicity Smoak (Emily Bett Rickards) es mi personaje favorito de Arrow. No es decir mucho. A pesar de ser el ridículo alivio cómico de la serie -supuestamente un contrapunto de humor a la impostada seriedad del resto de personajes- y la caricatura de un nerd, Felicity es el único personaje que parece humano. El título del episodio hace referencia a una serie de DC Comics que narraba los orígenes de diversos superhéroes. En este, descubrimos el pasado de Felicity.


-AVISO SPOILERS-

Tras ver cómo se entrenan -por separado- Arsenal (Colton Haynes), Laurel (Katie Cassidy) y Thea (Willa Holland), un flashback desvela que Felicity -en la universidad- fue una hacker antisistema de estética gótica. En Arrow no le tienen ningún miedo al cliché. Eso sí, Felicity tenía ciertos principios éticos que la llevan a desconectarle el wifi a su noviete para que no rompa la Ley robando créditos estudiantiles. La siguiente escena se relaciona también con la idea de no tomar dinero "prestado": Oliver Queen (Stephen Amell) critica a Thea por utilizar el dinero de Malcolm Merlyn (John Barrowman) ya que no sabe que ella sabe que éste sigue vivo. Enseguida, un nuevo villano -¡Hermano Ojo!- corta la electricidad en Starling City y para ello roba la imagen del Sauron de El señor de los anillos cinematográfico. Algo nos hace sospechar que se trata del amiguito de Felicity, que ha vuelto para vengarse. Esto justo cuando Ray Palmer (Brandon Routh) suelta, como quien no quiere la cosa, que la energía debería ser gratuita para la gente. Esto en Arrow es hilar muy fino ¿eh? El superhéroe protagonista se enfrenta a un enemigo capaz de manipular a la gente común de Starling City para crear descontento y caos. Por suerte, Arrow y Arsenal están allí para dispersar a una turba enfurecida, echándole una mano a los antidisturbios. Superhéroes a favor de la represión: Dennis O´Neil y Neal Adams deben estar sufriendo ardores de estómago. Hay que destacar que Oliver descubre que Felicity está en peligro cuando esta no responde a su móvil: "nunca se separa de su teléfono más de dos horas". Si la única razón para que Felicity no conteste a una llamada es que la haya secuestrado su exnovio psicópata hacker, esta chica es la mujer perfecta. Además, descubrimos que su madre podría haber sido la protagonista de Una conejita en el campus (Fred Wolf, 2008). El final del episodio es un cliffhanger que tiene pinta de ser muy muy tramposo. Pero me gusta.

CAPÍTULO ANTERIOR: THE MAGICIAN