THE WALKING DEAD -TEMPORADA 7- ROCK IN THE ROAD



ROCK IN THE ROAD (12 DE FEBRERO DE 2017) -AVISO SPOILERS-

El problema con The Walking Dead no es lo que cuenta, ni cómo lo cuenta, sino la organización de lo contado. Recordemos que esta séptima temporada empezó con la potente continuación de la presentación del sanguinario Negan (Jeffrey Dean Morgan), villano tan cruel como carismático que personifica el conflicto principal esta temporada. Sin embargo, tras esa primera entrega, la historia comenzó a desviarse hacia otras tramas, hacia otras poblaciones humanas post-apocalípticas. Una de esas comunidades fue el Reino, liderado por el rey Ezekiel (Khary Payton), al que se dedicaba un episodio entero, The Well. Pues bien, tras siete capítulos, la trama regresa al Reino. Rick (Andrew Lincoln) y compañía visitan a Ezekiel para pedirle ayuda contra los Salvadores. El problema es que el guión afronta la llegada de los protagonistas al Reino como si fuera la primera vez que nos cuentan esto. Lo que anula la función dramática de aquel segundo episodio, ya que casi no necesitamos haberlo visto para entender lo que pasa aquí. En mi opinión, esto evidencia las estrategias de los guionistas de TWD para estirar la historia innecesariamente. Lo que es peor, tenemos en este capítulo una sensación de repetición: los caballeros, el tigre, el trono de Ezekiel, ya no nos sorprenden. Aunque sea divertido ver la reacción de Rick y compañía. Por otro lado, la anécdota que da título al episodio, esa extraña fábula moral que cuenta Rick a Ezequiel, la de la roca en el camino, resulta más bien floja ¿o no? Pues bien, tras la segunda visita al Reino, la historia progresa para presentarnos la set piece más importante del capítulo. Los personajes intentan robar explosivos colocados por los Salvadores, mientras se acerca una enorme horda de zombies -por fin vemos algunos- y los propios Salvadores se dirigen a Alexandria para buscar a Daryl (Norman Reedus). Con el tiempo en contra, esta secuencia deja al descubierto, sin embargo, las carencias como director de Greg Nicotero, que no consigue transmitir del todo la tensión de la situación. Lo bueno viene después, cuando Rick y Michonne (Danai Gurira) utilizan un cable atado a dos coches, a toda velocidad, que mutila a los muertos vivientes que se cruzan en su camino. Un momento macarra que parece más propio de la divertida Planet Terror (Robert Rodríguez, 2007) -Nicotero, por cierto, se encargó en ella de los FX-. Mencionemos además que el capítulo tiene un prólogo y un epílogo enigmáticos. Veremos.

CAPÍTULO ANTERIOR: HEARTS STILL BEATING