ONLY GOD FORGIVES (NICOLAS WINDING REFN, 2013)


-AVISO SPOILERS-

El director Nicolas Winding Refn ha confesado que durante el embarazo de su mujer -de su segunda hija- descubrió rabia y violencia en su interior. Sentimientos que drenó en "Sólo Dios perdona": pura envidia del útero.

Julian (Ryan Gosling) es el hijo que nunca podrá satisfacer a su madre. Crystal (Kristin Scott Thomas) exige venganza por la muerte de su primogénito Billy (Tom Burke) que -tras haber matado a su padre con sus propias manos- se había refugiado en Bangkok, el equivalente a la "frontera sin ley" de un western. Billy consumó su complejo de Edipo, pero Julian es castrado por su madre, que se permite comparar el tamaño de su pene, con el de su hermano asesinado. Julian sale perdiendo en la comparación.

El gran antagonista es Chang. Encarnado por el actor tailandés Vithaya Pansringarm, Nicolas Winding Refn le dirigió susurrándole al oído: "eres Dios". Chang es un policía retirado, un ángel de la venganza que impone su Ley a golpe de espada corta -una Kachin Dha- en violentas escenas de una belleza hipnótica que culminan en sesiones de karaoke de aliento lyncheano

"Sólo Dios Perdona" es una revenge movie invertida desde el punto de vista occidental. El héroe encarnado por Ryan Gosling hereda la culpa del pecado de su hermano: la violación y el asesinato de una menor. Y la Justicia está del lado de Chang, el violento asiático que solía ser el villano de otras funciones.

Chang no perdona, y acaba eliminando a la verdadera fuente del mal: Crystal. Al encontrar su cadáver, Julian -en una escena que hará rechinar los dientes a más de uno- introduce sus manos en la herida abierta: desea volver al vientre materno. Esas mismas manos serán amputadas por Chang, por el dios padre castrador.

CONTENIDO EXTRA 1
La amputación de manos, de padre a hijo, es un tema recurrente en "Star Wars": Darth Vader corta la mano de Luke y acto seguido le suelta el famoso: "Yo soy tu padre".