THE WALKING DEAD - TEMPORADA 4 - PARTE 1


-AVISO SPOILERS-

En la serie clásica de "Star Trek" (1966) el trío protagonista - Kirk, Spock y McCoy- descendía a los planetas peligrosos acompañados por un par de tripulantes de la Entreprise, que vestían camisas rojas. Cuando el grupo se enfrentaban a una amenaza, estos pobres figurantes de rojo eran los que caían muertos. Obviamente, los tres protagonistas siempre sobrevivían -lo sabemos de antemano porque la semana siguiente habrá otro capítulo- por lo que el mecanismo para generar sensación de peligro era matar a uno de estos pobres diablos. Los "redshirts" son ya un chiste clásico para los fans de la serie (la analogía racista es nuestro "el negro siempre muere primero" en las películas americanas). En "The Walking Dead" (2010), cada vez que aparece un personaje nuevo, bien podría ponerse una camiseta roja. Son sólo carne de cañón para ser devorada por los zombis. 
Al principio de la cuarta temporada (2013) de "The Walking Dead" aparecen nuevos personajes para engrosar la población de la prisión que sirve de refugio a los protagonistas. Pero los indicios de que vamos conocer a una nueva comunidad con posibilidades de ofrecer historias interesantes son falsos. Los recién llegados son camisas rojas. Tras tres temporadas y media, ya tenemos claro un núcleo de personajes que sabemos que no van a morir (esto no es "Juego de Tronos") Rick, Glenn, Carl, Daryl, Maggie, Carol, y Hershel (je). Las muertes de estos personajes se utilizarán a cuentagotas como golpes de efecto para finales (o inicios) de temporada.

Mucho más despiadado es el cómic original de Robert Kirkman. Este fue concebido como lo que ocurre después de una película de zombies clásica (las de George A. Romero). Kirkman, además, se impuso un reto ¿por qué ha de tener esta historia un final? Una ambición a la que la adaptación televisiva difícilmente puede aspirar.

Uno de los grandes temas del cómic es la progresiva pérdida de humanidad de sus personajes, que al verse obligados a lidiar a diario con la muerte de los que les rodean se endurecen hasta convertirse en máquinas... o en animales. Sólo importa sobrevivir. En la cuarta temporada, la serie de televisión también explora este tema: Beth (Emily Kinney) no está dispuesta a llorar cuando muere su novio -al que acabamos de conocer- y Carol (Melissa McBride) mata a dos personajes -también recién incorporados- "por el bien del grupo". El dilema moral no da para mucho: Rick (Andrew Lincoln) destierra a Carol, a pesar de entender sus razones.

Esos conflictos encuentran una profundidad mucho mayor en el cómic, que ha explorado a lo largo de más de cien números la formación de pequeñas comunidades tras el fin de nuestra sociedad. Kirkman explora cómo nacen estos pequeños grupos en los que conceptos como la justicia, la libertad y el liderazgo varían en un mundo en el que han desaparecido los mínimos de bienestar y seguridad a los que estamos acostumbrados (en Occidente, en el Primer Mundo).

En la serie de televisión, la pequeña comunidad protagonista vivió al principio la tensión de tener dos líderes: Rick y Shane (Jon Bernthal). El primero intenta mantener los valores de la sociedad pre-apocalipsis zombie; mientras que el segundo estaba dispuesto a cualquier cosa para que su grupo sobreviva: esto es, rivalizar incluso con otros supervivientes humanos. La muerte de Shane produjo la inevitable pérdida de tensión en la serie. Sobre esto, hay un interesante artículo en Badass Digest que juega con la idea de que, si hubiera muerto Rick en lugar de Shane, la serie se hubiera salvado de la mediocridad.

En el sexto capítulo de la cuarta temporada, "The Walking Dead" reincide en el tema. Oxigenan la trama cambiando el punto de vista y centrándose en un nuevo grupo liderado por el despiadado Gobernador (David Morrisey). Esto parecía el punto de partida de una nueva dinámica en la serie que ofrecía bastante interés. Pero la subtrama sólo se extenderá un par de capítulos más, y acabará con la muerte del Gobernador y la desbandada de su grupo. 

Con los zombies siempre de fondo, la serie de televisión no ha conseguido hacer suficientemente interesantes a sus personajes y sus conflictos. Tampoco ha logrado crear un antagonista -humano- con empaque suficiente para enfocar la historia. El argumento de la epidemia en la prisión -que matará precisamente a personajes de nuevo cuño- deja ver que los zombis, como amenaza única, comienzan a mostrar síntomas de agotamiento.

-CONTENIDO EXTRA 1: SÚPER SPOILER-

En el cómic, el personaje de Andrea (Laurie Holden) no sólo no muere como en la serie de televisión, sino que acaba liada con Rick.

-CONTENIDO EXTRA 2: NO SOY ORIGINAL-