GOTHAM -TEMPORADA 1- WELCOME BACK, JIM GORDON


WELCOME BACK, JIM GORDON (26 DE ENERO DE 2015)

No sé si os pasa lo mismo -suponiendo que estéis viendo también esta serie- pero ahora mismo no sé muy bien hacia dónde va Gotham. Que Jim Gordon (Ben McKenzie) es un detective honesto que se enfrenta a una ciudad y a una policía corrupta está bastante claro. Pero quizás sería conveniente, tras 13 capítulos, ir poniéndole rostro a esos antagonistas corruptos. Concretar un poco las cosas. El esquema narrativo imperante hasta ahora, en el que Gordon y Bullock (Donal Logue) resuelven un caso por episodio, se mantiene aquí pero parece agotado. Y la lucha contra la corrupción de Gordon no era una trama demasiado interesante para empezar.



Mucho más entretenida era para mí la historia de Oswald Cobblepot, el Pingüino (Robin Lord Taylor) y su ascenso al poder dentro del entramado mafioso de la ciudad. Pero tengo la sensación de que esta tampoco ha sido bien desarrollada. El Pingüino ha escalado muy rápido -aunque aún le resta para ser el jefe de todo- y su mayor enemiga, Fish Mooney (Jada Pinkett Smith) ha caído demasiado pronto. Creo que esta historia va a ir dando tumbos en los que el Pingüino sube y baja en el escalafón mafioso y eso es precisamente lo que me temo, que no haya una progresión satisfactoria, sino mucho altibajos.


Precisamente en este episodio, estas dos líneas narrativas protagonizadas por Gordon y Cobblepot se cruzan -AVISO SPOILER- el primero pide ayuda al segundo para atrapar al criminal oculto dentro de la propia policía. No sé si tal giro argumental puede resultar incluso incoherente, pero está claro que este "pacto con el diablo" va tener alguna repercusión que podría llegar a ser interesante. Veremos.

CAPÍTULO ANTERIOR: WHAT THE LITTLE BIRD TOLD HIM