SUPERGIRL -TEMPORADA 1- BIZARRO



BIZARRO (1 DE FEBRERO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

¡Bizarro! La palabra, en castellano, significa "Que es valiente y, por lo general, apuesto". Pero seguramente te suena más la definición tomada del francés, bizarre, que quiere decir "raro". Este episodio de Supergirl, titulado Bizarro, como en castellano, modifica al clásico enemigo del mismo nombre de Superman... o más bien, de Superboy, que así se llamaba la versión juvenil del hombre de acero, creada en 1944. Bizarro aparece por primera vez en 1958, cuando Superboy es expuesto a un rayo duplicador que produce una copia imperfecta de él. Bizarro, como experimento fallido para crear vida, es una variación del mito de Frankenstein. El tema se repite en esta nueva versión adaptada a Supergirl, en la que el clon de la heroína produce horror y piedad. Es una víctima de la manipulación genética de Maxwell Lord (Peter Facinelli), cuya empresa se llama aquí Prometheus Genetics: recordemos que El moderno Prometeo era el subtítulo de la novela de Mary Wollstonecraft.


Si el doctor Frankenstein utilizó miembros de varios cadáveres para crear a su criatura, aquí Lord utiliza los genes de siete chicas, siete víctimas, en lo que parece un subtexto sobre la explotación femenina. Este es, sin duda, el primer momento en el que vemos a Maxwell Lord como un auténtico malvado, aunque él crea estar salvando a la Humanidad. Por último, Cat Grant (Calista Flockhart) es la encargada de bautizar al duplicado imperfecto de Kara (Melissa Benoist). La palabra "Bizarro" le suena a un personaje de una novela de Jane Austen.

Lo que me ha gustado siempre de Bizarro es su concepción como el opuesto de Superman. En los inocentes cómics de los años sesenta, existía el Mundo Bizarro -cúbico en lugar de esférico- en el que todo es lo contrario a lo que conocemos en la Tierra: las ruedas de los coches son cuadradas, la puerta que pone "salida" es la de entrada y un esposa feliz lanza platos contra su marido. ¿No es genial? Siguiendo este razonamiento, algo hay de "bizarro" en Supergirl con respecto a Superman: es el reverso del héroe en femenino. Así, si en las aventuras clásicas el villano raptaba a Lois Lane, aquí secuestra a Jimmy Olsen (Mehcad Brooks) lo que, de paso, desvela que Kara sigue enamorada de él. Además, esta "Bizarro Girl" es la opuesta de Supergirl, por lo que la kryptonita verde no la afecta, sino su contrario en el espectro de luz: la kryptonita azul. Por último, no puedo dejar de acordarme de un episodio de Seinfeld (1989-1998) -el cómico es fan declarado de Superman- titulado The Bizarro Jerry, en el que los protagonistas de la sitcom se topan con sus duplicados imperfectos: los otros son buenas personas.



¡Más referencias! Cuando los protagonistas investigan la naturaleza de la doble de Supergirl, se plantean que puede ser un clon o un robot. Esto puede ser un guiño a la trama de cómics titulada El reinado de los superhombres (1993): tras la muerte de Superman, aparecían 4 personajes diferentes ocupando su lugar, un clon, un cyborg, un cruel extraterrestre y un obrero con armadura. Por otro lado, el equilibrio que tiene que hacer Kara entre su vida de superhéroe y la sentimental es un elemento clásico del mito de Superman, mucho más desarrollado en el Spiderman de los años sesenta de Stan Lee y John Romita. La cita de Kara con Adam Foster (Blake Jenner) se ve truncada por la amenaza de Bizarro, lo que provoca que él se marche a Opal City, en los cómics, la ciudad de otro héroe del tebeo, Starman. Por cierto, la ciudad de Kara no es Metrópolis -si no estaría cruzándose continuamente con su primo- sino National City, bautizada como la editorial previa a DC Comics. Por último, ese bicho extraterrestre que se aparece a Supergirl en el cliffhanger -mezcla de Alien (1979), centinela de Matrix (1999), y hasta de ultracuerpo invasor (1978)- hace pensar que el próximo episodio puede ser un auténtico regalo.