ASH VS. EVIL DEAD -TEMPORADA 1- BAIT


BAIT (7 DE NOVIEMBRE DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Es curioso como la necesidad de ajustarse a los presupuestos de una serie de televisión -modesta- ha llevado a que las nuevas -y esperadísimas- aventuras de Ash (Bruce Campbell) recuperen la atmósfera más terrorífica de la seminal Posesión infernal (Sam Raimi, 1981). Supongo que la logística de una serie no permite producir semanalmente los excesos hemoglobínicos de esa fundación del splatstick que es Terroríficamente muertos (Sam Raimi, 1987), aunque hay sangre y gore más que suficientes en este segundo capítulo: cuando el protagonista apuñala repetidamente a un poseído con el cuello de una botella. Eso sí, el Ash que tenemos aquí es el mismo de El ejército de las tinieblas (Sam Raimi, 1992), la caricatura chulesca de un héroe pulp capaz de soltar frases contundentes para admiración de su sidekick, Pablo Simón Bolívar (Ray Santiago).


En la trilogía de Evil Dead -especialmente en la primera entrega- Sam Raimi desplegaba una ingeniosa caligrafía para generar inquietud que aquí el director Michael J. Bassett emula como un alumno aplicado: el viento nocturno que sopla entre los coches permite intuir la presencia de un deadite furtivo; las aspas de un molino que giran movidas por una amenaza sobrenatural; la revivida madre de Kelly (Dana DeLorenzo) -interpretada nada menos que por Mimi Rogers- que, de espaldas, canta y finge una amorosa actitud maternal para atraer a su presa. Todos estos momentos tienen más que ver con aquella primera Posesión infernal, que forzaba el terror hasta el límite de provocar una risa, nerviosa. 

CAPÍTULO ANTERIOR: EL JEFE