GOTHAM -TEMPORADA 2- INTO THE WOODS


INTO THE WOODS (11 DE ABRIL DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Odio cuando una serie vuelve a "la casilla inicial". Me explico. Cada historia crea unas expectativas -el personaje tiene un problema, un objetivo, hay un misterio- y el desarrollo argumental -en teoría- debe acercarnos a cumplir -o negar- ese primer planteamiento. Muchas veces las historias dan rodeos. A veces esos rodeos son incluso mejores que la propuesta inicial. Como en una road movie en la que el camino es más interesante que la llegada a la meta final. Lo que suele irritarme en las series es cuando esos rodeos acaban con los personajes retomando sus primeras intenciones. Tras 39 episodios de Gotham, James Gordon (Ben McKenzie) decide volver a la investigación del asesinato de los padres de Bruce Wayne, objetivo bastante equiparable a limpiar la ciudad de corrupción. Esta es la meta que tenía el detective desde el principio, por lo que todo lo que ha hecho entremedias ha servido más bien para poco. Aquí, además, se resuelve la absurda trama en la que Gordon buscaba limpiar su nombre de un asesinato que no cometió... sabiendo que hay otro crimen del que sí es culpable. Para colmo, los guionistas se deshacen de Leslie Thompkins (Morena Baccarin) -seguramente porque la actriz está embarazada de McKenzie, su pareja en la vida real- y reaparece Barbara Kean (Erin Richards), su ex mujer, aparentemente curada. Vamos, que todo vuelve al principio. Algo similar ocurre con los otros dos personajes principales de la serie. Oswald Cobblepot (Robin Lord Taylor) se ha quitado de un plumazo el lavado de cerebro del doctor Hugo Strange (BD Wong), ha matado a los que asesinaron a su recién descubierto padre (Paul Reubens) y vuelve a ser el psicópata de siempre. Supongo que ahora tendrá que recuperar su estatus como jefe criminal en Gotham. Una vez más, hemos vuelto al principio. Por otro lado, Bruce Wayne (David Mazouz) abandona sus correrías por la ciudad con Selina Kyle (Camren Bicondova) para volver a investigar la (bat)cueva de su padre. Sus aventuras como ladronzuelo no han aportado demasiado y el joven que será Batman retoma ahora su objetivo primordial: descubrir quién mató a sus padres. Pues vale. Por lo menos se ha cerrado la trama de Edward Nygma (Michael Cory Smith) que, por fin, se había convertido en un criminal. Solo que los guionistas no le han dedicado demasiado tiempo a sus crímenes y le han encerrado en Arkham rápidamente. En un sola escena, pasamos de pensar que Gordon está a merced de Nygma, descubrimos que el detective sospechaba del forense desde el principio y luego resulta que este último sabía que el primero le había descubierto. Todo en una sola escena. ¿Por qué tanta prisa?

CAPÍTULO ANTERIOR: PRISONERS