GOTHAM -TEMPORADA 2- TRANSFERENCE



TRANSFERENCE (23 DE MAYO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

El final de la segunda temporada de Gotham me ha dejado bastante descolocado. Nunca ha sido una serie que apueste por la oscuridad y el dramatismo, pero la carga humorística de este episodio, encima el desenlace de la historia, es, como poco, sorprendente. Tanto que casi -casi- llegó a gustarme. El detective James Gordon (Ben McKenzie) es suplantado por el metamorfo Clayface y la interpretación de McKenzie como su doble es completamente bufa y pasada de rosca. La reacción ante su extraño comportamiento de sus compañeros, Harvey Bullock (Donal Logue) y Alfred Pennyworth (Sean Pertwee), también quiere ser cómica. La situación se resuelve con la forzadísima aparición por la comisaría -al más puro estilo Gotham- de Barbara Kean (Erin Richards), quien descubre que el villano no es su expareja. No es el único momento "humorístico". Edward Nygma (Cory Michael Smith) se "carga" a Bruce Wyane (David Mazouz) y a Lucius Fox (Chris Chalk) jugando a que están en un concurso de televisión. La idea no es demasiado original, pero al menos parece coherente con el personaje de Enigma. Ahora bien, que Wayne y Fox no mueran -el gas venenoso simplemente era somnífero- es un buen ejemplo del carácter inocuo de la mayoría de las situaciones de esta serie. En el mismo sentido, la desactivación de la apocalíptica bomba por parte de Gordon y Fox no es un acto heroico sino producto de la casualidad más chorra: echan agua al mecanismo explosivo obedeciendo a Ethel Peabody (Tonya Pinkins) cuando esta lo que decía era, literalmente, que quería "agua". Para beber. En fin. 



Para la próxima temporada se vislumbran dos tramas. Por un lado, la más orgánica, en la que Bruce Wayne seguirá indagando en el oscuro gobierno en las sombras de Gotham. Esta es una historia que adapta la reciente La corte de los búhos (2011) de Scott Snyder y Greg Capullo. A ver qué tal lo hacen. La otra trama puede ser descubrir el destino de la resucitada Fish Mooney (Jada Pinkett Smith) y de esa legión de seres horribles que se fuga de Gotham, entre los que vemos, nada menos que a un clon de Bruce Wayne. Pero con el pelo larguito.

CAPÍTULO ANTERIOR: A LEGION OF HORRIBLES