GOTHAM -TEMPORADA 2- AZRAEL


AZRAEL (2 DE MAYO DE 2016) -AVISO SPOILERS

¡Azrael! El nombre probablemente no os suena de nada, pero se trata de un personaje relevante en los cómics de Batman. Al menos en los años 90. Fueron malos tiempos para los superhéroes: imperaban los antihéroes malencarados con enormes pistolones y músculos sobre músculos. En esa década el éxito eran personajes del estilo de Wolverine, Punisher y Deadpool. Los héroes de toda la vida no se ajustaban a estos nuevos modos, por lo que hubo que hacer cambios drásticos. Mataron a Superman. Y le rompieron el espinazo a Batman. El culpable fue Bane -en una historia adaptada en la tercera película de Christopher Nolan sobre el Caballero Oscuro- lo que obligó a Bruce Wayne a retirarse. Fue reemplazado por un superhéroe de nuevo cuño, llamado Azrael, que pertenecía a una misteriosa secta cuyo origen se remontaba a los caballeros templarios, la orden de San Dumas. Bruce Wayne eligió a Jean Paul Valley para ponerse el traje de Batman, pero este pronto fue cambiando el aspecto clásico del hombre murciélago para ponerse una armadura con afiladas garras y metralletas. Repito: era lo que se llevaba en esa época. Durante un montón de números, Jean Paul Valley fue Batman. Pero sus métodos eran mucho más violentos. Al final, el personaje enloquecía, debido a que fue programado de niño por un lavado de cerebro llamado "el sistema". Batman le detuvo, recuperando su manto, y Azrael tuvo la oportunidad luego de protagonizar su propia serie. En este episodio, esta historia que en los tebeos abarcaba años, se resume en unos 10 minutos. Theo Galavan (James Frain) tras ser resucitado, es programado por Hugo Strange (BD Wong) con su propio sistema, inventado basándose en los preceptos de la orden de San Dumas. En pocas escenas, Galavan viste la armadura de Azrael -y una espada- y sale a la ciudad a exterminar "el mal".  Todo muy rápido, pero bueno, al menos entretiene. Una vez más, hay que hablar de buenas ideas que considero desperdiciadas por el endiablado ritmo de la serie. No se detienen a desarrollar nada. La referida historia de Azrael da para más. Pero la idea de que Hugo Strange se inspire en obras de ficción para moldear a los locos del manicomio de Arkham para que le obedezcan, es genial. ¿Por qué no dedicarle más tiempo? Uno de los libros que lleva Strange es A través del espejo y lo que Alicia encontró allí (1871) lo que da pie a pensar que el científico lo utilizará para crear a uno de los villanos más famosos de Batman: el Sombrerero Loco. Otra buena idea, mal planteada y peor desarrollada, es que Edward Nygma (Michael Cory Smith) piense que Arkham es un rompecabezas -un acertijo- que piensa resolver para escapar. Lamentablemente, los guionistas no son demasiado ingeniosos al poner en práctica este concepto. Por último, está la poderosa imagen del joven Bruce Wayne (David Mazouz) completamente conmovido al ver a Azrael -con su armadura, su capa y su máscara- moviéndose entre las sombras. Es una excelente idea que esta sea la inspiración para el futuro Batman.

CAPÍTULO ANTERIOR: PINEWOOD