GOTHAM -TEMPORADA 2- PRISONERS


PRISONERS (28 DE MARZO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Este episodio -Prisioneros- es una buena muestra de la serie que es Gotham. La acción se divide entre dos de sus personajes, James Gordon (Ben McKenzie) y Oswald Cobblepot (Robin Lord Taylor). El primero ha sido incriminado por Edward Nygma (Cory Michael Smith) por un crimen que no cometió -el de un compañero policía- para ocultar otro del que sí es culpable, el del criminal Theo Galavan (James Frain). Gordon es encerrado en prisión y siendo un expolicía, eso resulta peligroso. Ahora bien, la estancia en la cárcel de Gordon ocupa únicamente este episodio. Aquí vemos como el detective entra, se enfrenta a una serie peligros y escapa. La densidad narrativa es digna de elogio -pasan muchas cosas- pero hay que criticar el poco peso dramático de las cosas que pasan. Aquí, por ejemplo, conocemos y vemos morir a un nuevo personaje, el preso de buen corazón Puck (Peter Mark Kendall). En el mismo sentido hay que decir que las situaciones en Gotham se suceden rápidamente, sí, pero no modifican a los personajes. Gordon no parece diferente de cómo era al principio de la serie, a pesar de haber pactado con criminales, asesinado a uno de ellos y haber sido encerrado en prisión. Ahora acaba de perder un hijo. Pero sigue siendo el mismo buenazo de siempre. Todas estas críticas se pueden aplicar a la trama del Pingüino. El personaje, que ahora es "bueno", descubre a su verdadero padre (Paul Reubens) y se ve "prisionero" en una conspiración doméstica: la familia adoptada de su progenitor intenta quedarse con su herencia. Todo es tópico en Gotham, que recurre a los clichés sin ninguna vergüenza: la comida asquerosa de las prisiones; la mujer que intenta envenenar a su rico y anciano marido. Por último, este episodio "familiar" de Cobblepot tampoco dura mucho: vemos morir a su padre, que había sido presentado en el episodio anterior. Y a otra cosa. La serie avanza muy rápido, pero ¿hacia dónde?

CAPÍTULO ANTERIOR: MAD GREY DAWN