TRUE DETECTIVE -TEMPORADA 2- BLACK MAPS AND MOTEL ROOMS


BLACK MAPS AND MOTEL ROOMS (2 DE AGOSTO DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Si la fiesta-orgía del episodio anterior fue un descenso a los infiernos para la detective Ani Bezzerides (Rachel McAdams) -con rescate de Eurídice incluido-, ahora todos los personajes se encuentran acorralados. Se han asomado al abismo, y el problema es que el abismo ahora les mira a ellos: temen las represalias de todos los hombres poderosos que se encontraban en esa fiesta.


El miedo les lleva a proteger a sus familias. Ani le pide a su hermana, Athena (Leven Rambin) que salga de la ciudad por un tiempo. Paul (Taylor Kitsch) lleva a su mujer embarazada y a su suegra a un motel. Es interesante apuntar que ninguno de estos familiares entiende el peligro al que se enfrentan. Los protagonistas han descubierto una verdad que el resto desconoce. El contraste lo marca precisamente la chica rescatada de esa fiesta. Ella no se siente una víctima -tampoco lo parecían las otras mujeres que asistían a la orgía- ni quiere ser rescatada. Vera Machiado (Miranda Rae Mayo) -al igual que la Laura Palmer de Twin Peaks (1990)- no es una joven desvalida, sino una mujer que voluntariamente se ha sumergido en el "lado oscuro". Vera, forma parte del "mal". Estamos en un universo en el que nadie es inocente: las víctimas no quieren ser rescatadas, las familias no quieren ser protegidas, los "buenos" tienen una moral más que ambigua.


Ray Velcoro (Colin Farrell) no tiene familia que proteger, pero acude a Frank Semyon (Vince Vaughn) para advertirle de lo que han descubierto. Esto lleva a una escena de tortura, en la que Frank se despacha con el traidor, Blake Churchman (Christopher James Baker). Frank había creído siempre que pertenecía a ese "lado oscuro", pero ahora ha descubierto que, a pesar de ser un criminal, no formaba parte del verdadero mal. Los policías, por otro lado, también se ven acorralados. Ani y Ray son fugitivos de la Ley tras el asesinato de la policía que había reiniciado la investigación, Katherine Davis (Michael Hyatt). Paul, además, recibe fotografías que amenazan con desvelar su homosexualidad. Todos los personajes están acorralados y ante esa situación se puede entender que Frank queme su local para luego huir. En el mismo sentido nihilista, Ani y Ray mantienen relaciones sexuales. Son actos desesperados. La muerte acecha, como comprobamos enseguida cuando Paul es asesinado tras descubrir unos túneles subterráneos bajo la ciudad "que nadie conoce". Mientras Paul muere, su mujer embarazada mira en la televisión de un motel el final de Esplendor en la hierba (Elia Kazan, 1961). Uno de los más tristes de la historia del cine.

CAPÍTULO ANTERIOR: CHURCH IN RUINS