THE FLASH -TEMPORADA 3- ATTACK ON GORILLA CITY



ATTACK ON GORILLA CITY (21 DE FEBRERO DE 2017) -AVISO SPOILERS-

Un viaje a una dimensión paralela, Tierra-2, a una ciudad poblada por simios súper inteligentes, Ciudad Gorila, parece una premisa irresistible. La idea es tan pulp, tan de serial de aventuras, que el forense Julian Albert (Tom Felton) se disfraza de Indiana Jones para afrontar la aventura. The Flash (Grant Gustin) y su equipo parten con la misión de rescatar a Harrison Wells (Tom Cavanagh) en un episodio que prometía ser genial. Pero no lo es, a pesar de que el velocista escarlata protagonice una pelea con un gorila blanco, el rey Solovar (Keith David), en la que hacen de gladiadores en el equivalente simio del coliseo romano. Si estas ideas tan atractivas no acaban de funcionar es porque el guión falla a la hora de compensar con ingenio la falta de presupuesto. Los aventureros aparecen directamente en una prisión, por lo que no vemos ni un atisbo de la fantástica ciudad. Los gorilas -animados digitalmente- aparecen poco, ya que controlan mentalmente a los protagonistas y hablan por sus bocas. Todo esto son trucos de guión para ocultar un presupuesto limitado, pero falta chispa para compensar con imaginación lo que no se puede mostrar con decorados, cromas y animaciones digitales. Echo de menos también personajes más desarrollados: Grodd (David Sobolov) y Solovar tienen poca presencia por lo ya comentado, son animaciones digitales con poco peso, o hablan utilizando como muñecos de ventrílocuo a otros personajes. La gran set piece -en la que deben haberse gastado todo el dinero- es el combate entre The Flash y Solovar, pero acaba resultando muy fría por unos cromas poco conseguidos, demasiado planos. Muy digital todo. El episodio habría sido una genialidad con un guión más inspirado, trajes de gorila y decorados de cartón piedra. Una pena. Tampoco funciona demasiado bien una subtrama que podría haber molado mucho: Jessie Quick (Violett Beane) y Kid Flash (Keyinan Lonsdale) se quedan en Tierra-1 para defender Central City.

CAPÍTULO ANTERIOR: UNTOUCHABLE