FARGO -TEMPORADA 2- THE CASTLE


THE CASTLE (7 DE DICIEMBRE DE 2015) -AVISO SPOILERS-

En esta temporada de Fargo hay varios afluentes narrativos que en este capítulo desembocan en un mar de violencia. Primero, en la superficie, tenemos un relato criminal en el que se enfrentan dos bandas, la mafia de Kansas City y la de los Gerhardt, en Fargo. Esta trama tiene los elementos tradicionales del cine mafioso, el enfrentamiento con la policía, las traiciones, los ajusticiamientos, las rivalidades por el poder, la sangre derramada. Tenemos aquí una oposición entre lo primitivo, la familia Gerhardt, y lo corporativo, los negocios, la forma "profesional" de comportarse de los jefes de Mike Milligan (Bookeem Woodbine). Hay además un elemento de humor negro que aportan, sobre todo, el matrimonio que forman Ed (Jesse Plemons) y Peggy (Kirsten Dunst). Son dos personas normales que se ven envueltas en la trama criminal, y que restan glamour y aportan un punto de chapuza a la guerra entre bandas. Esto es característico del universo de ficción de los hermanos Coen.


Por debajo del relato policial, hay una corriente filosófica en Fargo. Peggy dice a los policías que la custodian que ha tenido una "revelación". En el episodio anterior se le apareció, como una alucinación, nada menos que Albert Camus. Hay varias referencias en esta temporada a una de sus obras capitales, El mito de Sísifo (1942), que habla del absurdo de la existencia, al que "despertamos" cuando tomamos consciencia de que la muerte es el final de todo. Peggy, aunque parece estar loca, actúa de una forma más resolutiva que los que la rodean, que parecen "dormidos". Hay también un subtexto feminista en el personaje de Peggy: recordemos cómo la peluquera Constance (Elizabeth Marvel) la invitaba a "liberarse" (en realidad se la quería follar). 


El policía Lou Solverson (Patrick Wilson) también es un personaje "despierto" que se da perfecta cuenta de lo absurdo que es todo. Lou se enfrenta a la estupidez de los policías que le rodean, que solo saben seguir órdenes de sus superiores todavía más idiotas. Quizás por eso este episodio se titula El Castillo, por la novela de Franz Kafka de 1926. Lou se enfrenta a la incompetencia como lo hará su hija Molly (Allison Tolman) en el futuro, en la primera temporada de la serie. Esa incompetencia de los policías -ese vivir sin saber que van a morir, como diría Camus- está expresado de una forma hilarante. Los agentes, en el motel, juegan al póker en ropa interior, hablan sobre los lugares más raros en los que han meado, mientras los criminales armados hasta los dientes se acercan para matarles. Violencia, humor negro y existencialismo.


Lou, además, parece destinado a encarnar el arquetipo del héroe, muy enraizado en la cultura estadounidense, en la figura del cowboy. Hay varias referencias -burlonas- al Gary Cooper de Solo ante el peligro (Fred Zinnemann, 1952), pero también a la figura de Ronald Reagan, que fue cowboy en el cine, y luego el presidente destinado a sacar a su país de la depresión post-Vietnam. Recordemos el extraño prólogo del primer episodio, Waiting for Dutch (en la imagen) en el que nos mostraban el rodaje de una falsa película de vaqueros, y a un figurante vestido de indio que esperaba a Reagan. Este ganó las elecciones en 1981 y quizás por eso el tono de Fargo es pesimista. Ya sabíamos de la temporada anterior que en Sioux Falls hubo una masacre, que ahora vemos. De hecho, una voz en off -con la excusa de leer un libro sobre la historia criminal en Minnesota- relata los hechos como ya pasados. Estamos en 1979. También sabemos de la temporada anterior que la mujer de Lou morirá.


El otro tema que desemboca en este capítulo es precisamente Vietnam. El trauma de los veteranos de guerra que se llevan la violencia con ellos a casa. Hanzee Dent (Zahn McClarnon) personifica esa rabia que explota detonada por el racismo que ha sufrido en un país por el que fue a luchar al extranjero. Hanzee viste una chaqueta de veterano muy parecida a la de Travis Bickle (Robert De Niro) en Taxi Driver (Martin Scorsese, 1977). El indio es un personaje equivalente al asesino Lorne Malvo (Billy Bob Thornton) de la primera temporada. Representa la muerte que ninguno de los personajes "dormidos" ve venir. Hasta que es demasiado tarde.


Por último, está esa trama subterránea -que me apasiona- y que nos habla de OVNIs. Recordemos que Rye Gerhardt (Kieran Culkin) vio uno en el primer episodio, que le distrajo y provocó que fuera atropellado por Peggy. Luego Hanzee vio otro, mientras investigaba la muerte de Rye. En todos los episodios aparece alguna referencia a los OVNIs -dibujos de la pequeña Molly, películas de ciencia ficción, las pegatinas en la tienda de la gasolinera en este capítulo- y ahora aparece uno de esos objetos voladores no identificados, pero revelándose claramente como una nave espacial extraterrestre que distrae a otro Gerhardt, Bear (Angus Sampson), y ocasiona su muerte. Este OVNI que aparece de la nada es un deus ex machina que salva la vida a Lou y permite escapar a Ed y Peggy -"Es solo un platillo volante", dice ella-. Todo esto nos llevará al enfrentamiento final entre Lou -el cowboy- y Hanzee -el indio-.

CAPÍTULO ANTERIOR: LOPLOP