GOTHAM -TEMPORADA 2- THE SON OF GOTHAM



THE SON OF GOTHAM (23 DE NOVIEMBRE DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Probablemente Gotham nunca será una gran serie, pero desde luego funciona mucho mejor en estos últimos episodios. En la primera temporada se apostaba por un reparto coral y una idea abstracta, la urbe, como tema aglutinador. Eso no funcionaba. Ahora, que el protagonismo se reparte únicamente entre el detective James Gordon (Ben McKenzie) y el futuro Batman, Bruce Wayne (David Mazouz), la historia parece más compacta, menos dispersa. Ambos personajes se enfrentan, además, al mismo enemigo, Theo Galavan (James Frain) que enfoca los objetivos de los personajes principales -incluido Oswald Cobblepot (Robin Lord Taylor)- y hace que la historia se concentre, le da un sentido, una dirección clara. Digamos que Gotham se ha simplificado y eso es bueno.


La cruzada de Gordon contra Galavan es mucho más interesante que los intrascendentes casos episódicos que el detective resolvía en la temporada anterior. Aunque en el fondo sea lo mismo: aquí, Gordon y Bullock (Donal Logue) investigan la extraña hermandad asesina relacionada con Galavan. Y lo más importante: Gordon acaba siendo derrotado por su enemigo. Creo que por primera vez en la serie he tenido la sensación de que los protagonistas se enfrentan a obstáculos verdaderamente difíciles de superar. Y eso, a pesar de ser algo muy simple, hace que todo sea más interesante. Bruce Wayne no consigue descubrir el verdadero nombre del asesino de sus padres. Alfred Pennyworth (Sean Pertwee) termina al borde de la muerte tras enfrentarse a Tabitha Galavan (Jessica Lucas). Galavan es exculpado -del secuestro del alcalde anterior- y se prepara para matar a Bruce al final del episodio. Un buen villano, un verdadero antagonista, era lo que le hacía falta en esta serie.

Otro momento satisfactorio es que, por primera vez, Bruce Wayne evoluciona como personaje. Hasta ahora había sido un niño ñoño traumatizado con la muerte de sus padres. Ahora, por fin, se endurece un poco y consigue engañar a Silver (Natalie Alyn Lind) para obtener la información que tanto desea. Consigue hacernos creer que algún día será Batman. Al final, además, madura lo suficiente para confesarle a Selina Kyle (Camren Bicondova) -futura Catwoman- lo que siente por ella.

CAPÍTULO ANTERIOR: A BITTER PILL TO SWALOW