JESSICA JONES -TEMPORADA 1- AKA 1,000 CUTS


AKA 1,000 CUTS (20 DE NOVIEMBRE DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Es interesante como todos los personajes de Jessica Jones acaban siendo reflejos del malvado Kilgrave (David Tennant). El gran poder del villano, personaje principal de esta serie, es su capacidad para manipular, para conseguir que los demás hagan cosas contrarias a su moral. Kilgrave saca lo peor de ti. Lo interesante, es que los personajes secundarios de la serie, también son manipuladores. La abogada Jeri Hogarth (Carrie-Anne Moss) ha conseguido el éxito profesional comprando a miembros del jurado, traspasando límites éticos y legales. Ahora, atraviesa un enconado divorcio que le lleva a intentar aprovecharse de los poderes de Kilgrave. Hogarth libera al supervillano y éste influye en la mente su exmujer, Wendy (Robin Weigert). La abogada parece adoptar el papel de víctima cuando está a punto de morir a manos de Wendy -de ahí los 1000 cortes del título- y con ello consigue que su amante, Pam (Susie Abromeit), "resuelva" sus problemas. Hogarth ha ganado, sí, pero en el proceso todos los implicados han acabado corrompiéndose. Hogarth es una "Kilgrave" sin superpoderes.  


Kilgrave es un personaje diabólico en el sentido de que, como el demonio, ofrece opciones morales a los personajes que se le oponen. Pero cualquier elección que tomen tiene un precio. El salvoconducto que ofrece el villano a la heroína, Jessica Jones (Krysten Ritter) salvaría a Hope (Erin Moriarty). Pero Kilgrave pide a cambio matar a su propio padre. Elija lo que elija Jessica, se sentirá culpable por destrozar la vida de alguien. Hope decide quitarse la vida, como única salida para ganar en el maquiavélico juego de Kilgrave. Es este el episodio más sangriento de la temporada, que demuestra lo peligroso que es el antagonista. Todos a su alrededor mueren. ¿O mueren todos alrededor de Jessica?

CAPÍTULO ANTERIOR: AKA SIN BIN