SON OF ZORN (FOX, 2016)


Son of Zorn es una nueva comedia de Fox que realmente tenéis que ver... para creer. La idea de la serie es realmente difícil de explicar y creo que en ello radica su absoluta genialidad. Lo voy a intentar. Lo primero que hay que decir es que Son of Zorn mezcla imagen real con animación. Zorn es un bárbaro de dibujos animados que tiene un hijo y una exmujer -reales- en los suburbios del Orange County en California. Estamos entonces ante una mezcla de comedia costumbrista y fantasía heroica. Un choque entre Modern Family (2009) y He-Man y los Masters del Universo (1983). Zorn es un dibujo animado -en dos dimensiones y ni siquiera es realista- que resulta ser el exmarido de Edie (Cheryl Hines, de El Show de Larry David) y el padre de Alan (Johnny Pemberton), un adolescente que ha crecido con la vergüenza de las extrañas costumbres de un padre, además, ausente. ¿No es esa idea suficiente para querer ver esta serie?. Ahora bien, Zorn, con la voz de Jason Sudeikis -conocido cómico del SNL- no es exactamente He-Man. No estamos ante un héroe positivo, infantil, sino ante una bestia parda que tiene más que ver con una serie animada algo menos conocida y con un tono más adulto, como Thundarr el Bárbaro (1980). Pero aún así me quedaría corto. El personaje es básicamente, Conan el Bárbaro, y quizás el de la versión en cómic que hizo Marvel sobre la creación de Robert E. Howard en los años 70, mucho más violenta de lo que fue nunca un dibujo animado de la televisión de los 80. Lo que quiero decir es que Zorn es un personaje que parodia una serie animada... que nunca ha existido. Y que apela a la nostalgia sobre algo que nunca tuvimos. Porque nos habría encantado ver dibujos tan sangrientos -y graciosos- como Zorn.


Los críticos ya están diciendo que Son of Zorn es un chiste que se agota de inmediato. Y es verdad que toda la comicidad proviene de la idea inicial. Pero el concepto de mezclar las tensiones típicas de una familia desestructurada moderna -en clave de humor- con la espada y la brujería es tan extraña que tiene que ser una genialidad. Lo mejor es que en ningún momento del episodio piloto se explica el origen de Zorn y nadie parece asombrarse por su naturaleza animada. Se da por sentado. Así que, con solo un episodio emitido en Estados Unidos, hay que darle a esta ficción algo de margen. Producida por Phil Lord y Christopher Miller, autores de una genialidad como La Lego película (2014) -creedme- la serie ha sido creada por Reed Agnew y Eli Jorne, guionistas de cosas tan raras como la versión americana de Wilfred -en la que Elijah Wood tiene un perro que es un tío disfrazado de perro- o de algo tan inclasificable como The Andy Milonakis Show (2005). Hay que aplaudir que Fox se arriesgue con un producto tan original y que siga apostando por la animación políticamente incorrecta para adultos tras Los Simpsons (1989), Futurama (1999) y Padre de Familia (1999). Lamentablemente, no creo que Son of Zorn tenga demasiado éxito y probablemente será cancelada enseguida, por lo que se postula desde ya como la próxima serie de culto. ¿La veremos en España?