AMERICAN HORROR STORY: ROANOKE -CHAPTER 2


CHAPTER 2 (21 DE SEPTIEMBRE DE 2016) -AVISO SPOILERS-

La segunda entrega de esta sexta temporada de AHS ofrece lo que tanto nos ha gustado de la serie, pero quizás revela también cierto agotamiento de la fórmula. La primera impresión del capítulo es que el argumento se mantiene fiel a la historia principal sobre las apariciones de los fantasmas de la colonia perdida de Roanoke. Se reincide en los sucesos extraños, que los protagonistas interpretan como montajes para asustarles de una familia de paletos que quiere echarles de su territorio. Una mera excusa para que no abandonen la casa. Tenemos también el primer encuentro con los miembros de la colonia: vemos las caras familiares de Kathy Bates, Wes Bentley y ¿Lady Gaga? en una especie de aquelarre o sacrificio en el que volvemos a ver al escalofriante cabeza de cerdo. Pero la escena no es más que un cebo, ya que la historia no avanza más sobre lo que parece ser el misterio central de la serie. Luego, aparece un nuevo personaje, Flora (Saniyya Sidney), que recupera el tema de la infancia abandonada -muy presente en AHS: Hotel- pero además interpreta un papel clásico en el cine de casas encantadas, el del niño que establece contacto con el más allá y habla con un amigo imaginario que resulta ser un espectro. Esto lo hemos visto ya en Terror en Amityville (1979) y Expediente Warren (2013). Ahora bien, este desarrollo de la historia principal apunta a que esta trama sobre la casa encantada no tiene mucho más recorrido. Quizás por eso, el resto del episodio introduce la primera de las fugas narrativas habituales de la serie. Se trata de otro nuevo personaje, el doctor Elias Cunningham, al que da vida otro habitual de la serie, Denis O´Hare. Este profesor, refugiado en un búnker que los protagonistas descubren, desvela su historia introduciendo el elemento de found footage que ya vimos en la entrega anterior. De paso, el personaje sirve de narrador para introducir otra nueva historia, la de las enfermeras asesinas Bridget y Miranda, ahora fantasmas que habitan la casa, que comienza a parecerse peligrosamente a la de AHS: Murder House.

CAPÍTULO ANTERIOR: CHAPTER 1