AGENTES DE S.H.I.E.L.D -TEMPORADA 2- A HEN IN THE WOLFHOUSE


A HEN IN THE WOLFHOUSE (21 OCTUBRE DE 2015)

Agentes de S.H.I.E.L.D se ha convertido, por fin, en lo que esperaba ver cuando fue anunciada. El quinto capítulo es tremendamente entretenido, confirmando que la serie ha mejorado mucho esta segunda temporada. Eso a pesar de que la noticia filtrada en Internet sobre un nuevo personaje destripa el giro más importante del episodio. ¿Vale la pena engancharse ahora a la serie? Si te gustó Alias, no lo dudes. Eso sí: ver la primera temporada para ponerse el día puede ser demasiado duro.


-AVISO SPOILERS-

Bobbi Morse es un personaje -secundario- de los cómics de la editorial Marvel, creado en 1971. Una exagente de S.H.I.E.L.D que adoptó la identidad secreta de Mockingbird -Pájaro Burlón en España- y cuyo máximo momento de protagonismo fue casarse con Ojo de Halcón (Jeremy Renner en las películas). Sí, el Universo Marvel tiene también su punto de revista de corazón. En la serie, Bobbi Morse es esa increíble mujer -casi fue Wonder Woman (2011) en un proyecto abortado para televisión- que es Adrianne Palicki. Su fichaje para los agentes de S.H.I.E.L.D promete buenos momentos con el que -descubrimos ahora- es su exmarido: Lance Hunter (Nick Blood). La relación reproduce lo ocurrido en los cómics cuando Mockingbird se reúne en The Avengers con su exmarido, Hawkeye (en The West Coast Avengers de John Byrne, 1989).
Por otro lado, A hen in the wolfhouse, es un capítulo estupendo, que renuncia al esquema del "villano de la semana" y que profundiza en las tramas de esta temporada, y juega con ellas.  En la primera parte de la historia nos hacen creer que el agente Coulson (Clark Gregg) podría estar perdiendo la cabeza debido al suero extraterrestre con el que le devolvieron la vida. Y justo cuando estamos a puto de creérnoslo, descubrimos que escondía un as en la manga. El episodio tiene menos acción física que los anteriores -probablemente por razones de presupuesto- pero un guión ágil consigue que no echemos de menos las peleas o los tiroteos. Quizás la subtrama de Simmons (Elizabeth Henstridge) infiltrada en HYDRA podría haber dado más de sí, pero a cambio tenemos el emocionante reencuentro sentimental con Fitz (Iain De Caestecker). Volviendo a la trama principal, me ha gustado cómo se han quitado de en medio los secretos sobre el origen de Skye (Chloe Bennet). Coulson le ha soltado de sopetón eso de "igual eres extraterrestre". Pero lo mejor de este episodio tiene que ser el villano, que por ahora seguimos conociendo solo como "el padre de Skye". Aunque al principio del capítulo no parecían tener muy claro qué hacer con este personaje, 40 minutos más tarde el exTwin Peaks, Kyle MacLachlan, demuestra que puede dar mucho de sí. Y yo quiero más.

EPISODIO ANTERIOR: FACE MY ENEMY