STAR WARS REBELS: LA CHISPA DE LA REBELIÓN


Si la serie Agentes de S.H.I.E.L.D se mueve en los márgenes del universo Marvel cinematográfico, Star Wars Rebels intenta respirar bajo el peso de una mitología que forma parte de la cultura popular desde 1977. La estrategia es similar y no por casualidad: ambas franquicias son propiedad de Disney.


El primer capítulo desvela sin pudor que la intención es actualizar -¿o repetir?- una fórmula que tenemos inevitablemente alojada en el subconsciente. El grupo de personajes protagonistas sigue un patrón que nos es familiar desde el primer momento. Ezra es un Luke Skywalker con la personalidad de Han Solo -parece que perdimos la inocencia hace tiempo- y Kanan será su mentor, su Ben Kenobi. Tenemos además un R2D2 llamado Chopper, un Chewbacca con el nombre de Zeb, y una chica -Sabine- con un casco de Boba Fett. Por si fuera poco, el grupo utiliza una nave que por dentro es una réplica del Halcón Milenario. 


En el mismo sentido, el primer capítulo de Star Wars Rebels saquea ideas, planos y secuencias de la trilogía clásica (y alguno de las secuelas). La acción se sitúa en un planeta, Lothal, que bien podría ser Tatooine; los icónicos stormtroopers están ahí; tenemos una persecución de speeder bikes; una peligrosa misión dentro de un Destructor Imperial que hace de Estrella de la Muerte; una infiltración que utiliza como subterfugio un falso prisionero wookie; una escaramuza con cazas Tie para escapar. La estrategia revela la intención de captar un público adulto que tiene grabadas esas secuencias clásicas en su memoria audiovisual. O quizás los creadores son tan fanáticos de la trilogía de George Lucas como todos nosotros.


En Boyhood, Star Wars y sus precuelas servían de puente entre dos generaciones, la de Mason (Ellar Coltrane) y su padre (Ethan Hawke). Espero que Star Wars Rebels haga lo mismo con mi hijo (Carlos Bertrán) y yo. Con apenas un año de vida, Carlos ha prestado mucha atención a las primeras imágenes del episodio piloto, pero se ha quedado dormido enseguida. Sólo por eso ya es una de mis series preferidas.