AMERICAN HORROR STORY: FREAK SHOW -MASSACRES AND MATINEES


MASSACRES AND MATINEES (15 OCTUBRE) -AVISO SPOILERS-
No creo que haya muchas series en televisión tan populares y a la vez tan atrevidas como American Horror Story. El segundo episodio de Freak Show es extraño y a veces incluso parece tener una voluntad distanciadora. La trama protagonizada por Dandy (Finn Wittrock) ese niño rico y guapo pero con alma de freak, que traba una amistad imposible con el misterioso payaso asesino, resulta verdaderamente incómoda. No sólo es imposible simpatizar con ninguno de los personajes implicados, sino que visualmente el director -el habitual Alfonso Gómez-Rejon- utiliza una planificación que recuerda la perfecta frialdad de un Kubrick y que se apoya en una música repetitiva que crispa los nervios. Por otro lado, el capítulo incide de nuevo, obviamente, en la diferencia, su temática principal. Pero en el seno de los propios fenómenos, surge la división: un nuevo personaje, Dell Toledo (Michael Chiklis) -antiguo forzudo y ahora jefe de pista- aparece para cambiar la reglas del circo. Su pareja, una hermafrodita con tres pechos, Desiree Dupre (Angela Bassett) protagoniza la escena provocadora que nunca falta en AHS: un homosexual mantiene relaciones con Desiree para "curarse". Y como colofón, Bett y Dot (Sarah Paulson) interpretan una actuación musical, Criminal de Fiona Apple, en un otro ejemplo de que esto lo hacen los creadores de Glee. El final del capítulo deja a Jimmy Darling (Evan Peters) dejando salir su rabia contenida por la marginación a la que se ha visto sometido toda su vida.