SQMDVV: ARROW -TEMPORADA 3- TENSA TU ARCO


TENSA TU ARCO (19 NOVIEMBRE) 
-AVISARÍA DE SPOILERS, PERO ¿ALGUIEN VE LA SERIE?-

La calidad de un episodio de Arrow se mide por la cantidad de momentos WTF. No sé si para bien o para mal. En ese sentido, el capítulo Tensa tu arco tiene para dar y tomar. Estos son los momentos WTF? de esta entrega de la serie...

1) Los flashbacks de Hong Kong dan un salto de calidad y de interés cuando Oliver Queen (Stephen Amell) admite que no sabe lavar su ropa. En serio. Habría molado mucho que ese fuera su objetivo como personaje metido en el viaje del héroe: cruzar el peligroso umbral que es poner una lavadora. Pero no es así. Es peor. Tatsu (Rila Fukushima) cree que su marido ha muerto en una misión secreta hasta que... ¡Vuelve a casa y se lo encuentra! "¿Dónde estabais?" pregunta Maseo (Karl Yune). Menudo susto. Y acto seguido, Oliver se va a hacer la colada. En serio. Así acaba esta subtrama.


2) Felicity (Emily Bett Rickards) se queda flipando con los abdominales de Ray Palmer (Brandon Routh) y acepta tener una cita con él cuando este le ofrece un vestido muy caro. Los guionistas de Arrow crecieron viendo Los Picapiedra (1960-1966). Luego, para disipar sus reticencias, Palmer le da un collar todavía más caro a Felicity. Ninguna chica se resiste a eso (guiño guiño). Por suerte, los guionistas salvan la subtrama con un final todavía más... WTF! Durante la cena, Felicity, de la nada, suelta un discurso bastante gratuito en el que habla de lo majo que es Palmer. Claro, tenía que compensarle después de tanto regalo. Reto a cualquiera a que escuche las palabras de Felicity y les encuentre sentido. Yo he visto la escena dos veces ¡y no dice nada! Sabemos que alaba a Palmer solo por la música y por la cara que pone Brandon Routh. 



3) El nuevo enemigo de Arrow resulta ser una fan (¡!) que mata a criminales con flechas en forma de corazón (¡!). Se hace llamar Cupido (Amy Gumenick) y es una creación relativamente reciente en los cómics (2009). En este capítulo el sidekick de Arrow -por cierto, "Arsenal" (apodo superheroico de Roy Harper) dicho en voz alta, suena ridículo- cae capturado por Cupido en la más pura tradición de ese Robin de los cómics clásicos que necesitaba ser rescatado por Batman. La imagen de la villana sosteniendo una magdalena con una velita, junto a un rehén colgado del techo con un cinturón explosivo y con Arsenal inconsciente en el suelo, remite también a la inocente Edad de Oro del comic bookArrow tiene la verosimilitud circense de la serie de Batman de los años sesenta, pero se carga toda la diversión escondiéndose bajo la máscara de la impostada seriedad de la trilogía de Christopher Nolan: ahí está la voz ronca que le ponen al superhéroe, imitando la de Christian Bale en las películas. Al menos eso pienso yo.


4) Hay una cosa de Arrow que no me deja dormir por las noches: esa mirada que pone Stephen Amell, creo que se supone que es de enamorado, cuando Felicity -con la que intentó mantener una relación al principio de la temporada- le dice que ha quedado con Palmer. Se admiten apuestas sobre el significado real de la "mirada Amell". Más tarde, Arrow se enfrenta a Cupido soltándole un diálogo que, en un alarde de habilidad de los guionistas (es broma) funciona al mismo tiempo como un mensaje para Felicity, que ahí está, poniendo la oreja con el pinganillo ese de teleoperadora. Y es que Arrow funciona con la lógica del culebrón: el papel de Ray Palmer -aquí vemos por fin su traje de Atom- es el de ser el rival amoroso del superhéroe. Lo gracioso es que creo que yo, como espectador, prefiero a Palmer para Felicity. El final de esta subtrama confirma todo lo aquí expuesto. Utilizan un recurso clásico del culebrón: una pareja se besa y el tercero en discordia entra en la habitación en el momento exacto para verles. Bajonazo.

5) El mejor momento  del episodio, no sé si voluntario, es ese en el que la psiquiatra que ha tratado a Cupido como paciente, le dice a Arrow que debería hacérselo mirar. El comentario desactiva la suspensión de la incredulidad y por un instante queda muy patente que Stephen Amell es un tío disfrazado de Robin Hood paseándose por decorados de cartón piedra. Eso duele.

6) Para el final he dejado lo peor: la subtrama del DJ. Veamos. Por alguna razón nos tiene que interesar que Thea (Willa Holland) quiera contratar a un "pinchadiscos" para su local. La vemos haciendo un casting, y se aparece un "notas" diciéndole que es el mejor que hay. Thea, lógicamente, pasa de él. Corte a la inauguración de la discoteca. El DJ que ha contratado Thea "se cree que está en una rave" (¡!) y a ella "le sangran los oídos" (¡!). Thea le despide (¡!) en el acto. El DJ de antes, el "notas", da un paso para entrar en plano -literalmente- y se ofrece a salvarle la papeleta. Thea no sólo acepta, sino que al final de la fiesta se deja besar por él. Esto tiene que tener un desarrollo cojonudo para justificar semejante despropósito. Pero cojonudo de verdad.



7) Una cosa más. John Diggle (David Ramsey) menciona al Escuadrón Suicida, un cómic en el que un grupo de villanos convictos hace misiones para el Gobierno con el fin de conseguir una reducción de pena: la versión superheroica de Los 12 del patíbulo (Robert Aldrich, 1967). En Arrow, el grupo ha aparecido en un episodio de la segunda temporada titulado precisamente Suicide Squad. Pues bien, tras la decisión de DC de no conectar sus series de televisión con sus películas -como sí hace Marvel- ha sido anunciada una película sobre el escuadrón con un reparto, como poco, interesante: Will Smith (como Dead Shot, que en Arrow interpretaba Michael Rowe), Jared Leto (como el nuevo Joker), Tom Hardy (como Rick Flagg tras hacer de Bane), y Jai Courtney, que hará de Capitán Boomerang, un personaje que es presentado en este episodio de Arrow (Nick Tarabay).