AMERICAN HORROR STORY: HOTEL -ROOM 33


ROOM 33 (11 DE NOVIEMBRE DE 2015) -AVISO SPOILERS-


Dos de las cosas que más me gustan de AHS son sus fugas narrativas -cuando se apartan de la historia principal, aunque, la verdad, esto es muy frecuente- y las continuas referencias cinéfilas, el fan service, para los que nos gusta el cine de terror. Lo primero que vemos en este episodio es un guiño a la propia serie, cuando la Condesa (Lady Gaga) entra en la casa de la primera temporada, AHS: Murder House. Allí nace el que será el residente de la misteriosa habitación 33 que da título a este capítulo, nada menos que una especie de bebé vampiro, inspirado seguramente en el clásico trash El monstruo está vivo (Larry Cohen, 1974). Esto es suficiente para hacerme feliz. Recordemos aquí que el tema central de Hotel es la paternidad irresponsable.



Hay en Room 33, además, una buena ración de sexo incómodo, la clásica estrategia de Brad Falchuk y Ryan Murphy para escandalizar a los más conservadores. El travestido Liz Taylor -aquí se luce Denis O´Hare- enamorada del ambiguo modelo Tristan (Finn Wittrock), actual amante de la Condesa que, a su vez, está liada con el usualmente gay Will Drake (Cheyene Jackson), el dueño del hotel Cortez. La cosa acaba en un trío... y no es el único en este capítulo. John (Wes Bentley) protagoniza otro con las reaparecidas turistas del primer episodio, dos rubias convertidas en espectros del hotel que practican un sexo sangriento en la línea de unas novias de Drácula o unas vampiras lésbicas. Mejor imposible.

CAPÍTULO ANTERIOR: ROOM SERVICE