DAREDEVIL -TEMPORADA 2- GUILTY AS SIN



GUILTY AS SIN (18 DE MARZO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

¡Ninjas! Este episodio de Daredevil conecta directamente con Stick, uno de los mejores capítulos de la primera. Aquella historia profundizaba en el origen del héroe, pero parecía desconectada de la trama principal de la serie. Aquí conocemos por fin la verdadera dimensión de la misión del mentor de Matt Murdock (Charlie Cox). Stick (Scott Glenn) reaparece para revelar que el gran enemigo es "La Mano", una secta creada en los cómics en 1981 por Frank Miller, siempre interesado en la cultura japonesa, los samuráis y los ninjas. Stick descubre así una trama mayor en la serie, que debe estar relacionada probablemente con The Defenders, serie que reunirá a Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist. Se introduce además un elemento exótico, el de las artes marciales, y otro mágico -Stick habla de un poderoso artefacto llamado Black Sky- en las aventuras urbanas, policíacas y realistas del héroe de Hell´s Kitchen, lo que demuestra la flexibilidad del género superheróico para variar de registro sin perder verosimilitud.


La otra trama importante del episodio es el final del juicio del Punisher (Jon Bernthal). Esto se relaciona con lo anterior de una forma muy sutil al contener dos largos monólogos, uno de Stick y otro del Coronel Ray Schoonover (Clancy Brown) que narran historias que consiguen captar la atención de sus oyentes -y de nosotros los espectadores- y que tienen en común la guerra como tema de fondo. Los dos mundos, el de los ninjas y el de los juicios, chocan cuando Karen Page (Deborah Ann Woll) descubre a Elektra (Elodie Yung) y a Stick en el piso de Matt Murdock. Al ser incompatibles ambas realidades, Daredevil pierde la esfera civil de Murdock, justo a tiempo para descubrir la sed de sangre de Elektra. El conflicto sigue siendo el mismo de toda la temporada, Daredevil se niega a matar. El final del episodio, con la aparición por sorpresa de Wilson Fisk (Vincent D'Onofrio) en prisión, es de los que generan adicción.

CAPÍTULO ANTERIOR: SEMPER FIDELIS