LEGENDS OF TOMORROW -TEMPORADA 1- STAR CITY 2046


STAR CITY 2046 (25 DE FEBRERO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

La serie Arrow comenzó siguiendo la estela de las películas sobre Batman de Christopher Nolan. Siendo Flecha Verde y el caballero oscuro personajes muy similares -millonarios convertidos en justicieros callejeros sin superpoderes- era fácil copiar -mal- aquella trilogía cambiando a Gotham por Star City. Así, la ficción sobre el arquero comenzó siendo demasiado seria, buscando una trascendencia ridícula, y lo peor, avergonzándose de ser una serie de superhéroes. Oliver Queen (Stephen Amell) copiaba la cansina voz ronca de Christian Bale y no llevaba máscara, sustituida por una capucha y una ridícula pintura verde en los ojos. Aquello no molaba nada y lo peor es que el éxito de la serie llevó a cambiar el look del héroe en los cómics. Entonces apareció The Flash. El spin-off sobre el corredor escarlata es todo lo contrario a esto: una serie luminosa, divertida y sin complejos. Esta vuelta a la esencia del tebeo de superhéroes comenzó a contagiar a su serie madre: en un momento clave, Barry Allen (Grant Gustin) regala un antifaz verde a Oliver Queen. Fue el primer indicio de un cambio hacia una visión menos oscura. En el primer episodio de la cuarta temporada de Arrow, el protagonista adopta, por fin, su verdadero nombre: Green Arrow -antes había sido The Hood (la capucha) o simplemente "Arrow"- en una decisión que certifica que la serie ha perdido completamente el miedo a no ser "realista" y apuesta por la fantasía. El gran enemigo ahora es Damien Darhk (Neal McDonough) cuyos poderes son mágicos.


En el episodio Star City 2046 de Legends of Tomorrow descubrimos un posible futuro distópico de la serie Arrow. Han pasado 30 años y Oliver Queen tiene la barba de la versión más conocida del personaje, la de los años sesenta. Supongo que sigue siendo mucho pedir verle con el sombrero estilo "Robin Hood" de toda la vida. La aparición de este Flecha Verde envejecido y semi-retirado, con un brazo biónico protésico, es lo mejor del capítulo. También vemos a un nuevo Green Arrow (Joseph David-Jones), que adopta el nombre de Connor Hawke, que en los cómics es el hijo de Oliver Queen, pero que aquí es el vástago de John Diggle (David Ramsey). El enemigo a batir es nada menos que el descendiente del villano Deathstroke, un malvado Grant Wilson (Jamie Andrew Cutler). Esto refleja uno de los temas de fondo más presentes en los héroes de DC Cómics, el del relevo generacional: Robin será el nuevo Batman, Kid Flash sustituye a Flash, etc. Por lo demás, lo menos interesante del capítulo son los conflictos entre los personajes y Rip Kirby (Arthur Darvill): comienzan a hacerse repetitivos los enfrentamientos sobre la pertinencia de modificar las líneas temporales. Más divertidas son las diferencias entre Leonard Snart (Wentworth Miller) y Mick Rory (Dominic Purcell) cuando este último pretende quedarse en este futuro sin Ley en el que podría convertirse en un rey. La rivalidad amorosa entre Ray Palmer (Brandon Routh) y Jefferson (Franz Drameh) por el interés de Hawkgirl (Ciara Renée) no es más que un gag.

CAPÍTULO ANTERIOR: FAIL-SAFE