SUPERGIRL - TEMPORADA 2- CHANGING



CHANGING (14 DE NOVIEMBRE DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Seis episodios hemos visto ya de la segunda temporada de Supergirl y cada entrega ha resultado muy entretenida, a pesar de que la serie no enseña todavía sus cartas. Me refiero a una trama principal con un gran villano a vencer, como el Doctor Alchemy de The Flash. Aquí la historia más relevante parece ser la de Mon-El (Chris Wood), un extraterrestre recién llegado a nuestro planeta, con poderes similares a los de Supergirl (Melissa Benoist) pero con una actitud muy diferente a la bondad absoluta de Kara o de su primo Superman. Así, el daxaniano decide buscarse la vida convirtiéndose en un héroe de alquiler -lo que no hizo Luke Cage en la serie de Netflix- lo que le acarrea una buena bronca de Supergirl, que intenta ser su tutora. La relación entre ambos personajes, los roces entre ellos, una posible relación amorosa, parece ser el tronco principal de la temporada. Luego la cosa se reparte en personajes secundarios que van adquiriendo más importancia. La hermana de Kara, Alex (Chyler Leigh), protagoniza una trama absolutamente personal -y sorprendente- en la que descubre su homosexualidad. Aquí, a la pobre, le da calabazas la atractiva agente Maggie (Floriana Lima). Personalmente, pienso que estos momentos sentimentales, humanos -como cuando Alex sale del armario ante Kara- están bastante bien, sobre todo porque las interpretaciones me parecen honestas, los actores se permiten ser vulnerables. Luego está el desarrollo de James Olsen (Mehcad Brooks), ya enfundado en la armadura de Guardian -ya sabéis, personaje diferente en los cómics, creado en los años 40- que mola y que pone voz de Batman. Luego, no olvidemos al último hijo de Marte, J'onn J'onzz (David Harewood), que tiene su pequeño momento con M´Gann M´orzz (Sharon Leal), por lo que podemos decir que en esta serie aparecen ya cinco superhéroes, lo que le da pie a Winn (Jeremy Jordan) a hacer una broma con los Súper Amigos, ya sabéis, la serie animada de los años setenta que reunía a los personajes de la Liga de la Justicia: Superman, Batman, Wonder Woman, Robin y Aquaman. Por último, hay que hablar del villano episódico, nada menos que Parásito, un enemigo importante y recurrente de Superman en los cómics, creado en 1966. Aquí se trata de la versión post-crisis del mismo, de 1987: el doctor Rudy Jones, interpretado por William Mapother, al que siempre recordaré como el inquietante Ethan de Perdidos (2004). Aquí el villano tiene un origen que recuerda a La Cosa (John Carpenter, 1982), un trasfondo ecologista y unos efectos especiales resultones de la criatura de color púrpura.

CAPÍTULO ANTERIOR: CROSSFIRE