THE WALKING DEAD -TEMPORADA 7- GO GETTERS



GO GETTERS (20 DE NOVIEMBRE DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Hay que empezar a llamar a las entregas de TWD como la que nos ocupa, capítulos "de tesis". La historia resulta soporífera, apenas tiene acción, porque lo importante es transmitir un mensaje, por lo demás, bastante sencillo, en este caso sobre el ejercicio del poder. Básicamente, el poder, aquí en manos de "los salvadores", corrompe. Los poderosos -representados por Simon (Steven Ogg), para que Negan (Jeffrey Dean Morgan) descanse- son hijos de puta que no dudan en abusar de su posición. La verdad es que no necesitamos ver una serie sobre zombies para descubrir esto. Es quizás más interesante el comentario sobre "el intermediario", Gregory (Xander Berkeley), un imbécil, un cobarde según Maggie (Lauren Cohan), que tiene el poder en su comunidad pero no es más que el recadero de los hombres de Negan. Se podría hablar aquí de la banalidad del mal, de los que solo "obedecen órdenes". Ante la maldad y la incompetencia de estos líderes tenemos a los "hombres de bien" que no hacen nada -recordemos la cita del pensador Edmund Burke-. Maggie, Sasha (Sonequa Martin-Green) y Jesús (Tom Payne) son mucho más adecuados para liderar que Gregory, pero precisamente su honestidad y sabiduría evitan que tomen el mando para imponer su voluntad. El problema es que por ello el poder recae en los menos interesados en el bien general. Maggie, sin embargo, toma la iniciativa en la secuencia más potente del episodio, cuando "los salvadores" castigan a los de la comunidad de Hilltop, abriendo sus puertas de par en par y generando ruido con un coche trampa que atrae a una multitud de zombies. Maggie resuelve la situación, lo que inspira a Jesús para enfrentarse al inútil de Gregory. La pregunta es, si lo que nos están diciendo con todo esto, es que Rick (Andrew Lincoln) se está convirtiendo en un líder cobarde como Gregory. Por lo demás, Carl (Chandler Riggs) y su novieta Enid (Katelyn Nacon) emprenden un viaje iniciático de ritmo lento y en definitiva poco interesante. Solo al final del episodio parece que se activa, por fin, una esperada reacción, por parte de los persoajes -Sasha, Jesús y Carl- de hacer algo para enfrentarse a Negan.

CAPÍTULO ANTERIOR: SERVICE