AMERICAN HORROR STORY: ROANOKE -CHAPTER 8



CHAPTER 8 (2 DE NOVIEMBRE DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Estamos ante otra entrega de esta temporada que es puro desarrollo de la trama: eso en terror significa que los personajes mueren uno a uno en el camino hacia ese clímax anunciado en el que solo quedará uno. Es interesante el sabor de película de terror de serie B, cutre, de bajo presupuesto, en la que los actores actúan delante de la cámara, casi sin montaje, debido al imperativo del found footage estilo Paranormal Activity (2007) -hay una mención explícita de Cuba Gooding Jr a la película de Oren Peli- a la que se suma otro referente low cost, El proyecto de la bruja de Blair (1999). El acabado barato se compensa con un exceso de truculencia en lo que nos cuentan: los caníbales comiéndose a trozos a Lee (Adina Porter); los apuntes endogámicos e incestuosos de la familia Plow; el suicidio de Shelby Miller (Lily Rabe); y sobre todo el que los asesinatos más brutales corran a cargo de los propios protagonistas. Shelby ya mató a su marido y ahora se quita la vida, pero también descubrimos que Lee mató a su exmarido, y aquí vemos a Audrey (Sarah Paulson) abriéndole la cabeza a la matriarca caníbal. Así, encontramos uno de los argumentos más estimulantes del género del terror: el protagonista, un hombre civilizado, burgués, acaba sucumbiendo a sus más bajos instintos, dejándose llevar por un estallido de rabia asesina. Recordemos Las colinas tienen ojos (1977), Halloween: el origen (2007), Eden Lake (2008), por citar unos pocos ejemplos. El otro punto interesante de la temporada es el juego entre lo real y la ficción, que continúa aquí. Los realities, la televisión, las redes sociales, la fama, el vídeo grabado como testimonio de la verdad, el que los paletos no sepan diferenciar la realidad de lo simulado.

CAPÍTULO ANTERIOR: CHAPTER 7