THE FLASH -TEMPORADA 3- THE NEW ROGUES


THE NEW ROGUES (25 DE OCTUBRE DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Los Rogues son los villanos más recurrentes de Flash en los cómics y también lo son aquí, en la serie de televisión. Captain Cold (Wentworth Miller) y Heath Wave (Dominic Purcell) aparecieron varias veces en las dos primeras temporadas, para luego ser trasplantados a Legends of Tomorrow. En este episodio, la galería de Rogues se amplía con dos nuevos villanos, Mirror Master (Grey Damon), el amo de los espejos, creado en 1959, aparece aquí sin disfraz y como un metrosexual obsesionado con su imagen. Lo que no cambia es su capacidad de "viajar" a través de cualquier superficie reflectante. Aparece también su compañera, Top (Ashley Rickards), villano creado en 1961 que aquí cambia de sexo y cuyos poderes son una especie de mini-Origen (Christopher Nolan, 2010). Un flashback revela que ambos personajes pertenecieron a la banda de Leonard Snart y ahora vuelven para vengarse. Mientras tanto, continúa la investigación sobre el gran villano de la temporada, el misterioso Doctor Alchemy. Además, la amenaza de que Caitlin Snow (Danielle Panabaker) se acabe convirtiendo en la malvada Killer Frost se hace cada vez más patente. La parte humana de la historia es, una vez más, la relación sentimental entre Iris West (Candicce Patton) y Barry Allen (Grant Gustin), cuyos arrumacos incomodan a Joe West (Jesse L. Martin), padre de ambos. Hay, por otro lado, un momento de humor cuando presenciamos la búsqueda de un Harrison Wells (Tom Cavanagh) de otra Tierra, lo que da pie a varias payasadas -y acentos- de las diferentes versiones del personaje. Pero lo mejor del episodio es la primera misión de Jesse Quick (Violett Beane), que tras escapar de la friend zone en la que quería meterle Wally West (Keiynan Lonsdale), hace de sidekick de The Flash para enfrentarse a los villanos. Quiero más de ese team up.

CAPÍTULO ANTERIOR: MAGENTA