AGENTES DE S.H.I.E.L.D -TEMPORADA 3- THE INSIDE MAN


THE INSIDE MAN (15 DE MARZO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

La lógica del relato en serie puede derivar en un fin en sí mismo: realmente no importa lo que estamos viendo, sino la eterna promesa de una entrega futura en la que ocurrirán acontecimientos verdaderamente relevantes. El problema es cuando esa promesa nunca se cumple. ¿Alguien se acuerda de Perdidos (2001-2004)? El reto de los guionistas en cualquier narración serial es hacer interesante cada paso en el camino hacia el siempre postergado desenlace. En este aspecto, los escritores de Perdidos eran insuperables. Y este episodio de Agentes de S.H.I.E.L.D lo consigue parcialmente. Estamos ante una entrega que funciona como un eslabón de la cadena. Siendo entretenida, resulta olvidable. The Inside Man, como su nombre indica, es un whodonit en el que el héroe, Phil Coulson (Clark Gregg) debe averiguar quién es el infiltrado, el traidor, el que está bajó las órdenes de HYDRA. Como he dicho, la trama es divertida y nos permite reencontrarnos con buenos personajes como Glenn Talbot (Adrian Pasdar) y Carl "Crusher" Creel (Brian Patrick Wade) -en los cómics, el Hombre Absorbente-. Pero aporta poco más. Lo verdaderamente importante, en realidad, son las pequeñas tramas en los márgenes de la historia principal: se desarrolla la relación sentimental entre Daisy (Chloe Bennet) y Licoln (Luke Mitchell); Simmons (Elizabeth Henstridge) podría haber encontrado la "cura" para los inhumanos; y el traidor antes como conocido Grant Ward (Brett Dalton), ahora un inhumano terrorífico, se alimenta de nuevas víctimas recuperando la plenitud de sus poderes.

CAPÍTULO ANTERIOR: BOUNCING BACK