DAREDEVIL -TEMPORADA 2- A COLD DAY IN HELL´S KITCHEN


A COLD DAY IN HELL´S KITCHEN (18 DE MARZO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

El último episodio de Daredevil nos deja con ganas de más. Estamos ante un capítulo que es puro clímax. El héroe de rojo (Charlie Cox) y Elektra (Elodie Yung) se enfrentan a la amenaza sobrenatural de los ninjas de La Mano. La historia adquiere un cariz romántico, ya que Matt Murdock decide aquí que quiere unir su destino al de Elektra -la única que entiende su lado superhéroico- y no con Karen Page (Deborah Ann Woll) o Foggy Nelson (Elden Henson), sus amigos "civiles". El momento en el que Daredevil confiesa esto a Elektra, justo antes de salir a una azotea repleta de ninjas que representan una muerte segura, es sin duda el más logrado de esta entrega. Aunque sepamos que ella va a morir. Hay que decir que en los cómics Elektra también muere -a manos del villano Bullseye, interpretado por Colin Farrell en la denostada Daredevil (2003)- pero que luego resucitaría de la mano de su creador, Frank Miller, en la experimental novela gráfica, Elektra Lives Again (1990). Aquí es obvio que la asesina regresará de entre de los muertos, después de todas las veces que hemos visto resucitar al ninja, Nobu (Peter Shinkoda). Esto deja la puerta abierta a la reaparición del personaje como posible villana. 

Si hasta ahora Claire Temple (Rosario Dawson) había sido el personaje que conecta las dos temporadas de Daredevil con la de Jessica Jones -y seguramente en la próxima de Luke Cage- ahora es la abogada Jeri Hoggarth (Carrie Ann-Moss), de Jessica Jones, la que contrata a Foggy para su bufete. Lo que indica la intención de conectar mucho más las series Marvel de Netflix. La única pega de este episodio es que Punisher (Jon Bernthal) sale muy poco -con el uniforme de la calavera por primera vez- y lo hace de una forma predecible: para salvar a Daredevil en el último minuto. Pero seguramente le volveremos a ver. ¿En su propia serie?