MARVEL FASE 1: CAPITÁN AMÉRICA: EL PRIMER VENGADOR (JOE JOHNSTON, 2011)


Vista ahora, sorprende el lugar tan claro que ocupa la primera película del Capitán América en el engranaje del Universo Cinematográfico de Marvel. Las referencias a la mitología nórdica del principio, que apelan a Thor; la muerte de Bucky (Sebastian Stan) que luego se convertirá en el Soldado de Invierno (2014) y cuyo papel parece clave en Civil War (2016). No olvidemos tampoco la introducción de Peggy Carter (Hayley Atwell), Howard Stark (Dominic Cooper) y la agencia -pre S.H.I.E.L.D- SSR, cuyas aventuras luego se ampliarán en la serie Agent Carter (2015).


Además, el McGuffin en esta película, el teseracto -el cubo cósmico en los cómics- enseguida será clave en Los Vengadores (2012) y una de las cinco gemas del inifinito que seguramente recopilará el malvado Thanos (Josh Brolin) en la futura Los Vengadores: Infinity War (2018). Y a pesar de todos estos peajes, la película funciona porque mantiene enfocado lo más importante: a su protagonista, Steve Rogers (Chris Evans). Hay un gran esfuerzo por parte de los guionistas para que podamos identificarnos con un personaje con fama de patriotero, plano, unidimensional. A menos que hayas leído los cómics. La lucha de Rogers por ayudar a su país en la Segunda Guerra Mundial es desvinculada de toda referencia política o nacionalista, eso a pesar de tanta banderita. De hecho, el tema se trata con un sano sentido del humor, sobre todo en una divertida secuencia musical propagandística, que de paso hace honor a la portada del primer cómic del personaje, el famoso puñetazo a Hitler también mencionado en la novela Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay (2000) de Michael Chabon. El desarrollo del héroe se toma su tiempo en la película y prácticamente la ocupa enteramente, lo que da como resultado un retrato bastante humano del personaje, pero también conlleva el principal fallo del film, la debilidad de su villano, Cráneo Rojo (Hugo Weaving), que carece del peso que tiene en los tebeos. También habría sido de agradecer un mayor interés en la amistad del protagonista con su compañero de armas, Bucky Barnes, cuyo destino, como ya he dicho, será clave en esta saga cinematográfica. Por cierto, la chica rubia que besa al Capitán tras su primera victoria es nada menos que Natalie Dormer, la Margaery Tyrell de Juego de Tronos (2012)


Por lo demás, la película intenta emular el espíritu de En busca del arca perdida (Steven Spielberg, 1981) -hay un guiño explícito cuando Cráneo Rojo se burla de Hitler por buscar "baratijas en el desierto"- de la que extrae no pocos elementos de su estructura. El teseracto sustituye al arca de la alianza como McGuffin, los villanos son los nazis, Peggy Carter es una mujer fuerte como Marion (Karen Allen), y los antagonistas sufren destinos idénticos al exponerse al poder desatado del artefacto que tanto habían deseado. Por esto, Marvel Studios debió pensar que el director Joe Johnston era el más indicado para este trabajo, teniendo otra adaptación de cómic en su currículo, Rocketeer (1991), con idéntico sabor retro a Indiana Jones. Tampoco podemos evitar ver a las tropas de asalto de Cráneo Rojo como un reflejo de los stormtrooper de Star Wars (George Lucas, 1977) -lo que cierra el círculo de la inspiración, ya que Lucas se fijó en los nazis reales-. La base de Cráneo Rojo recuerda a la Estrella de la Muerte y, como Luke Skywalker (Mark Hamill), Steve Rogers también ve morir a su mentor: el doctor Erskine (Stanley Tucci) hace las veces aquí de Obi-Wan Kenobi (Alec Guiness). Johnston rueda los aviones como si fueran cazas Tie y la persecución en motocicleta trae a la mente la famosa escena de El retorno del Jedi (Richard Marquand, 1983). Todo esto no es casualidad, ya que Johnston empezó como artista de efectos especiales para Lucasfilm, ganó un Oscar precisamente por En busca del arca perdida y diseñó las motos jet de la mencionada secuencia del episodio VI. Curiosamente, una película posterior de Marvel también se apropió de los esquemas de la primera aventura de Indiana Jones y de ideas de Star Wars: Guardianes de la Galaxia (2014).