AGENT CARTER -TEMPORADA 1- THE IRON CEILING


THE IRON CEILING (3 DE FEBRERO DE 2015) -AVISO SPOILERS-

En un prólogo situado una década antes de lo que nos cuenta Agent Carter, vemos a Dottie Underwood (Bridget Regan) -a la que descubrimos como agente rusa en el episodio anterior- durante su infancia y recibiendo un estricto entrenamiento y adoctrinamiento -que incluye un visionado de Blancanieves (1937)- que convierte a una niña en una máquina de matar. Este feminismo -malvado- como instrumento de un Estado -enemigo- contrasta con las dificultades que tiene que enfrentar Peggy Carter (Hayley Atwell) para que su superior, el jefe Dooley (Shea Whigham), la incluya en una misión a Bielorrusia. Eso a pesar de que Peggy ha probado una y otra vez que es la más capacitada para ese cometido. En ese ambiente sexista, ocurre una escena de inocente picardía en la que Carter decide cambiarse en el mismo vestuario que los agentes masculinos. Jack Thompson (Chad Michael Murray) quiere jugarle una broma al agente Sousa (Enver Gjokaj) y consigue que este vea a Peggy en una ropa interior nada sexy. La escena tiene una doble función, porque además revela una cicatriz en el hombro de la agente que permite a Sousa identificarla -por fin- como la misteriosa rubia que podría ser la clave para derrotar a la peligrosa organización enemiga Leviatán.


Agent Carter ha venido decayendo en cuanto a ritmo debido a cierta pobreza en la variedad de escenarios, personajes y acciones, suponemos que por razones de presupuesto. La mayor parte de los capítulos se desarrollan a través de conversaciones entre personajes que a veces parecen estirarse demasiado. Por ello, en este episodio se agradecen las secuencias de acción que genera la misión en territorio enemigo y la aparición de los Comandos Aulladores. Estos personajes fueron creados en 1963, en un cómic titulado Nick Fury and the Howling Commandos, en el que vivían aventuras en la Segunda Guerra Mundial. Nick Fury -entonces no era tuerto- era su líder y tuvo tanto éxito que el editor de Marvel Comics, Stan Lee, decidió que el personaje podía vivir también aventuras en el "presente" -entonces eran los años 60- y le convirtió así en un agente secreto al estilo de James Bond. Ese Nick Fury se convirtió entonces en agente de S.H.I.E.L.D, y varios de sus comandos aulladores le acompañaron en esta nueva peripecia. Décadas más tarde, el guionista Mark Millar actualizó a Nick Fury convirtiéndole en un hombre de raza negra -con los rasgos del actor Samuel L. Jackson- desvinculándole de la Segunda Guerra Mundial. Esa es la versión del personaje que hemos visto en todas las películas de Marvel Studios. Pero ese cambio tuvo una consecuencia: dejaba a los Comandos Aulladores sin el liderazgo de Fury (Samuel L. Jackson) que era sustituido por Steve Roger (Chris Evans) en Capitán América: El primer vengador (Joe Johnston, 2011). Fue en esa película en la que vimos también por primera vez a la agente Carter. Los Comandos Aulladores han tenido también una aparición en la serie Agentes de S.H.I.E.L.D. y, de hecho, uno de esos agentes -Antoine "Trip" Triplett (B.J. Britt)- es el nieto de un comando. 

Volviendo a Agent Carter, hay que destacar que este es un episodio importante para el -antipático- personaje de Jack Thompson (Chad Michael Murray) que se revela como un cobarde. Lo mejor del episodio, sin embargo es esa mortífera niña que sigue viviendo en el macabro internado en Bielorrusia; y la escena en la que descubrimos que Dottie sigue durmiendo esposada a su cama, incapaz de superar su perversa educación.

CAPÍTULO ANTERIOR: THE BLITZKRIEG BUTTON