GOTHAM -TEMPORADA 1- UNDER THE KNIFE


UNDER THE KNIFE (20 DE ABRIL DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Una de las conclusiones que sacabas después de ver Batman Vuelve (Tim Burton, 1992) era que todos estaban locos. Desde el hombre murciélago (Michael Keaton) a Catwoman (Michelle Pfeiffer) pasando por el Pingüino (Danny DeVito). No por causalidad, la mayoría de los enemigos del superhéroe acaban en un psiquiátrico -Arkham- y no en la cárcel. Inadaptados sociales -traumatizados por culpa de sus padres- la mayoría de los personajes que viven en el universo de ficción de Batman tienen razones suficientes para visitar al psiquiatra. En la serie Gotham no solo entienden esto bien, sino que lo llevan al extremo: me parece a mí que el referente son las dos películas de Burton, antes que las de Christopher Nolan.


Obviamente el personaje más trastornado debería ser Bruce Wayne -aquí un niño interpretado por  David Mazouz- que, obsesionado por la muerte de sus padres, busca limpiar su empresa de corrupción. Le ayuda Selina Kyle (Camrem Bicondova) huérfana y criminal adolescente. Ésta ha cometido un asesinato, cosa que Bruce no aprueba, y eso marca las diferencias morales entre los dos jóvenes. Pero ambos tienen en común la condición de marginados.


Por otro lado, el asesino en serie llamado El Ogro (Milo Ventimiglia), el enemigo del detective Gordon (Ben McKenzie) en estos últimos episodios de la temporada, es un individuo igualmente antisocial. Un psicópata con un pasado deforme que, tras una cirugía estética de tebeo, se transforma en un guapo... que sigue siendo un monstruo en su interior. Para derrotar a Gordon, planea asesinar a su ex, Barbara Kean (Erin Richards), una bellísima mujer que por dentro se siente patológicamente insegura (¿en qué se parece ésta la madre de Batgirl?). Volviendo al Ogro, los problemas con su (falsa)madre se reflejan en los del Pingüino (Robin Lord Taylor) con su progenitora. Cobblepot es otro psicópata asesino, enfrentado a un mafioso, Sal Maroni (David Zayas), que a pesar de ser un gángster, representa a un individuo maduro y socialmente integrado. Lo contrario del Pingüino.


Por último, en la galería de psicologías torturadas de Gotham, tenemos a Edward Nygma (Cory Michael Smith). Su rival amoroso es un policía (Joe Lanza) mucho más masculino pero maltratador. El amor de Nygma, Kristen (Chelsea Spack), prefiere a éste por encima del inteligente y sensible, pero friki, forense. Cuando Nygma apuñala repetidamente al policía, estamos presenciando el primer acto del futuro villano clásico de Batman, Enigma. Lamentablemente, la evolución de este personaje evidencia -para mí- la falta de calidad de una serie como Gotham. La subtrama protagonizada por el hombre de los acertijos ha sido larga, larguísima -no ha progresado durante un montón de episodios- pero ahora que por fin se resuelve, resulta mecánica y apresurada. En apenas tres o cuatro escenas, se descubren los malos tratos y Nygma mata a su enemigo. Un arco de personaje que resulta poco satisfactorio. Como toda la serie.

CAPÍTULO ANTERIOR: BEASTS OF PREY